Datos personales

Mi foto

Cuando abrí este blog llevaba 30 años ejerciendo el periodismo en Castilla y León, todo ese tiempo siguiendo la actualidad politica regional y, en particular, las andanzas de las instituciones autonómicas. Una excitante experiencia que, después de un paréntesis técnico, vuelvo a compartir con quienes se dejen caer por aquí.

lunes, 19 de septiembre de 2016

¿Para lo que me queda en el convento...?

Aunque diez días después del accidentado viaje que ha apeado a Rosa Valdeón de la vicepresidencia de la Junta, el foco informativo sigue puesto sobre si renuncia o no a su acta de procuradora de las Cortes, lo que ocurra finalmente al respecto no deja de ser un elemento muy secundario al lado del volantazo compulsivo con el que Juan Vicente Herrera ha resuelto el reajuste de gobierno provocado por el caso. (Quede claro sobre lo primero que la coherencia personal y política atribuida a la dimisionaria no será tal, sino todo lo contrario, si se aferra a su escaño parlamentario, ya que resulta de una obviedad manifiesta que los motivos que forzaron la renuncia a sus cargos en la Junta son de plena aplicación a su condición de parlamentaria. Y sería de agradecer que no confundiera al personal con maniobras de distracción como la de pretender renunciar al aforamiento sin entregar el acta de procuradora).

José A. de Santiago-Juárez y Juan Vicente Herrera
Ya habíamos advertido aquí que no había que descartar que Herrera perdiera definitivamente el oremus, se liara la manta a la cabeza y acabara nombrando vicepresidente a la mano que desde hace nueve años, si es que no más, viene meciendo la cuna-diván del titular del Colegio de la Asunción. Y así ha sido. El que en la práctica ha venido siendo oficiosamente en los últimos cinco años, si es que no más, el número dos en la sombra, ha adquirido oficialmente dicha condición en el Bocyl. 
¿Qué ha sucedido para que los complejos que hasta ahora habían impedido a Herrera nombrar vicepresidente a José Antonio de Santiago-Juárez hayan saltado por los aires? Sin duda, la concatenación de dos factores: La desinhibición propia de lo que en Estados Unidos se conoce como un presidente “pato cojo” y los demonios familiares en el seno del PP, donde el caso Valdeón ha desatado el enfrentamiento interno entre las corrientes encabezadas de un lado por el presidente autonómico y de otro por el vicesecretario nacional de Organización y presidente del PP zamorano, Fernando Martínez Maillo.

Dicha conjunción ha proporcionado la vicepresidencia a De Santiago-Juárez, quien ha inspirado no solo su propio nombramiento, sino la reorganización completa efectuada para cubrir la triple vacante originada en la Junta por la dimisión de Valdeón. El nuevo vicepresidente, que ya presidía la comisión de secretarios generales y se había reservado, pese a dejar de ser el Portavoz, la “chequera mediática” de administrar a su pleno antojo la publicidad institucional, ha heredado todas las funciones de su antecesora, excepto una: la gestión de la fallida Agenda de la Población, uno de sus grandes gatillazos políticos, endosada al nuevo consejero de Empleo, el disciplinado, Carlos Fernández Carriedo, un político-probeta "bien mandado"siempre disponible para cuanto sea menester.

Milagros Marcos 
La mano de De Santiago se adivina asimismo tras la decisión de encomendar la Portavocia de la Junta a la consejera de Agricultura, Milagros Marcos. (Por cierto, para nota lo de hacer suya en su primera rueda de prensa como Portavoz la denominación “Perla Negra” para referirse al edificio de la consejería de Economía en Arroyo de la Encomienda).

Tras la salida en su día de Tomás Villanueva, Juan José Mateos y Silvia Clemente, que no eran de su cuerda, no quedaba ya en el gobierno Herrera ningún consejero que no fuera del gusto del actual vicepresidente, padrino político de la mayor parte de ellos, con la única excepción del titular de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, quién, como cuota leonesa que es, llegó al cargo por vía territorial.

El único y doloroso grano que le queda ya al número dos de la Junta -que también apadrinó el nombramiento como Delegada del Gobierno de su antigua viceconsejera, María José Salgueiro- es precisamente el de la presidenta de las Cortes, quién ha tenido la “osadía” de no someterse a su control, lo que ha originado roces públicos y notorios en más de un pleno de las Cortes, donde, al calor de los debates con la oposición, el flamante vicepresidente se incendia con mucha facilidad.
  De Santiago-Juárez no perdonará jamás a Clemente el éxito de “Tierra de Sabor” frente al fiasco de la marca “Castilla y León, tus ideas cobran vida”, y su fijación contra la presidenta de las Cortes seguramente explica la elección como nueva Portavoz de la Junta de la actual consejera de Agricultura, cuyas relaciones con su antecesora son tan tormentosas como las suyas. Ya solo falta que para rematar la faena ascienda a Portavoz del grupo parlamentario popular de las Cortes el hasta ahora viceportavoz, Juan José Sanz Vitorio, otro fiel vasallo de De Santiago-Juárez.

Juan José Sanz Vitorio y Carlos Fernández Carriedo
En un primer análisis comentamos aquí que el caso Valdeón no alteraba la carrera sucesoria, ya que las opciones de que la hasta ahora vicepresidenta acabara heredando la presidencia de la Junta eran extremadamente reducidas. Sin embargo, el “volantazo” de Herrera ha abierto un escenario hasta ahora no contemplado. Aparentemente, se diría que el reajuste perpetrado en el gobierno en su gobierno obedece al conocido principio de “Para lo que me queda en el convento...”. Pero siendo cierto que los nombramientos están en esa linea, me inclino a pensar que, en contra de lo que él y todos preveíamos, el actual presidente al final va a completar su mandato, permaneciendo en el cargo hasta las elecciones autonómicas de 2019.

Tras su indisimulado enfrentamiento con Martínez Maillo, líder oficioso de la facción del PP de Castilla y León que no comulga con el presidente autonómico, está claro que Herrera no va a ahuecar el ala del Colegio de la Asunción si el bendecido por la dirección nacional del partido para sucederle no es de pleno y absoluto agrado. Ello significa que si Mariano Rajoy sobrevive en La Moncloa y sigue al frente del partido, en cuyo caso Maillo se mantendrá con mando en plaza en Génova, sencillamente la sucesión puede darse por descartada.

Pero me atrevo a ir más lejos: Incluso en el escenario de que Rajoy cediera la presidencia del partido y diera paso a una nueva dirección nacional no beligerante con Herrera, lo más probable sería que terminara igualmente agotando su mandato. Por muchas ganas que tuviera de irse, ya se encargaría su número dos de disuadirle de su idea.. El nuevo vicepresidente ha repetido hasta la saciedad que se irá de la Junta el día que lo haga el actual presidente, no qeuda claro si 10 minutos antes o 10 minutos después. Y no veo yo a De Santiago-Juárez resignándose a dejar su ansiada vicepresidencia solo unos meses después de haberla conseguido.


domingo, 11 de septiembre de 2016

Una vicepresidencia maldita

 Un año y dos meses después de asumir la vicepresidencia única y la consejería de Empleo de la Junta, la número dos del actual gobierno de Juan Vicente Herrera,  Rosa Valdeón, se veía obligada a dimitir de dichos cargos este fin de semana. Sorprendida por la Guardia Civil conduciendo su coche particular con una tasa de alcoholemia tres veces por encima de la permitida, ello minutos después de ser denunciada por un camionero objeto de un adelantamiento temerario que produjo desperfectos en su vehículo, la política zamorana no tenía otra opción que presentar la dimisión.

Herrera y Valdeón en la toma de posesión de la segunda
 Independientemente de las circunstancias que contribuyeran a disparar su tasa de alcoholemia, resulta obvio que Valdeón no estaba en condiciones de conducir en la tarde del viernes. Y ello, al margen del procedimiento penal por presunta infracción de la Ley de Seguridad Vial, colisionaba directamente con el comportamiento cívico y la ejemplaridad que exige a los altos cargos el cacareado Código Ético aprobado por la Junta. Con mayor motivo, si cabe, tratándose de una figura que se ha venido distinguiendo -y el caso Soria ha sido la última ocasión- por demandar ejemplaridad en el ejercicio de la política y en el desempeño de los cargos públicos.

 La dimisión era de libro y no se entiende el motivo por el que no la anunció directamente en la rueda de prensa celebrada en la tarde del sábado, supeditándola a un posterior encuentro personal con el presidente de la Junta. Como no se entendería que Valdeón intente aferrarse a su escaño de procuradora en las Cortes Regionales, puesto que las mismas razones que han provocado su salida de la Junta deben conducir, si cabe con mayor motivo, a su renuncia a dicho escaño, máxime cuando no hacerlo supondría beneficiarse del privilegio de su aforamiento judicial para defenderse de una denuncia originada por su conducta en el ámbito estrictamente privado. Es algo de pura coherencia.

 Al inicio de un curso político que había arrancado con un perfil extraordinariamente bajo, con una oposición resignada a la mayoría de facto de que sigue disfrutando el PP, Juan Vicente Herrera se ha encontrado con este serio contratiempo, que le obliga a remodelar su gobierno en plena legislatura, algo a lo que ha sido siempre alérgico. Lo más lógico es que dé por amortizada la vicepresidencia y se limite a nombrar una nueva consejera o consejero de Empleo, ya que la desaparición de la consejería no estaría bien vista por sus amigos y aliados del Dialogo Social.

De Santiago y Valdeón el sábado en la Junta
Queda por ver qué ocurre con otras competencias asignadas a la hasta ahora vicepresidenta, tales como la coordinación de las delegaciones territoriales y la agenda de la des-población, y, sobre todo, quién se hace cargo de la portavocía de la Junta. Cabe maliciarse que en el reajuste volverá a salir beneficiado el consejero de la Presidencia, el inmarcesible José Antonio de Santiago-Juárez, la mano que mece la cuna-diván presidencial en el colegio de la Asunción. Si ya supondría todo un regreso al pasado que el apodado “Pica” volviera a ser el Portavoz, resultaría de aurora boreal que Herrera perdiera definitivamente el oremus nombrándolo vicepresidente, pero nada puede descartarse en el fin de ciclo de un presidente que lleva más de 15 años apalancado en el cargo.

  Visto el resultado deparado por las distintas vicepresidencias conocidas durante estos tres quinquenios de herrerato, lo más prudente sería no proveer de nuevo el puesto. Como el rosario de la aurora acabó el mandato de la que fuera vicepresidenta María Jesús Ruíz, hoy retirada de la política activa no sin antes haber visto recompensada su nefasta gestión con cuatro años de plácida descompresión ocupando un escaño autonómico en el Senado. También infelizmente retirado está el que fuera vicepresidente segundo, amén de consejero de Economía, Tomás Villanueva, muy a su pesar en el ojo del huracán a causa de los sucesivos escándalos -trama eólica y Perla Negra-Polígono de Portillo- que han ido aflorando y que de hecho precipitaron su retirada total de la escena pública. Y para confirmar el “malditismo” de las vicepresidencias de Herrera salta ahora por los aires la de Rosa Valdeón…

Antonio Silván y Fernando Martínez Maillo
Queda por último la lectura en torno a las consecuencias del lance sobre el cansino asunto de la sucesión de Herrera. A mi juicio las posibilidades de la ya ex vicepresidenta eran ínfimas en cualquiera de los dos escenarios posibles. Completamente nulas si Mariano Rajoy renueva su mandato en La Moncloa y mantiene la presidencia del partido en el próximo congreso nacional del PP, en cuyo caso el zamorano Fernando Martínez Maillo seguiría con mando en plaza en Génova, si es que no hereda la secretaría general de Cospedal. No hace falta que me extienda sobre la tormentosa relación existente entre Valdeón y Maillo, este último a la sazón presidente provincial del PP zamorano.

Y en el hipotético caso de que Rajoy fuera desalojado de La Moncloa y dejara paso en el partido a Alberto Núñez Feijóo, opción por la que suspira Herrera, la alternativa de Valdeón habría tenido asimismo muy limitadas opciones. Por tres razones. La primera, por su falta de apoyo territorial en el partido, la segunda porque su rompedora posición mantenida en asuntos como el caso Soria y la ley del aborto le habían granjeado no pocas enemistades en el seno del partido, y la tercera, y definitiva, porque tengo para mí que la verdadera apuesta sucesoria del todavía inquilino del colegio de la Asunción no es otra que la del ex consejero de Fomento, actual  alcalde de León -y no por casualidad procurador en las Cortes- el risueño Antonio Silván.


elblogdepedrovicente@gmail.com      11-8-2016

martes, 6 de septiembre de 2016

Nada nuevo bajo el sol de septiembre


  Si alguna alma de cántaro había pensado que Albert Rivera había conseguido que Mariano Rajoy interiorizara eso que el primero llama “regeneración democrática”, la escandalosa prebenda otorgada a José Manuel Soria ha dejado las cosas en su sitio. Mariano sigue siendo fiel a Mariano y a su provecta edad no iba a abdicar de los fundamentos que forman parte de su ADN político. De tal guisa que el ex ministro obligado a dimitir por mentir como un bellaco al negar su participación en sociedades “off shore” radicadas en paraísos fiscales es catapultado por el gobierno marianista en funciones a una dirección ejecutiva del Banco Mundial  remunerada con la friolera de 226.000 euros anuales.

José Manuel Soria y Juan Vicente Herrera
 Todo un escarnio democrático que, amén de dejar con un palmo de narices a Rivera y a otros que pensaban que, siquiera por hacer de la necesidad virtud, Rajoy podía tener enmienda, ha supuesto el enésimo desaire del inquilino en funciones de La Moncloa hacia Juan Vicente Herrera. La antigua “bestia negra” de la Junta, aquel ministro al que el PP de Castilla y León llegó a hacer responsable de la pérdida de la mayoría absoluta en las elecciones autonómicas de 2015, ese mismo al que el anterior portavoz del gobierno Herrera llegó a reclamar su dimisión, de repente, meses después de haber tenido que salir del ministerio por la puerta de atrás, resulta reconfortado por su amigo Mariano con tamaña sinecura.

 Y Herrera no tiene otra cosa que decir que su opinión sobre Soria es sobradamente conocida, cuando nadie le había preguntado por ella sino por el juicio que le merece el apoyo del gobierno Rajoy a tan infumable nombramiento. En su defecto, no vaya a ser que Rajoy se moleste, ha tenido que ser la vicepresidenta de la Junta, Rosa Valdeón, la que ha tenido que salvar la cara de la Junta ante esta nueva afrenta, que, para mayor inri, se perpetraba tan solo 24 horas después de que el gobierno autonómico decidiera -¡a buenas horas mangas verdes!- reclamar al Ministerio de Industria por la vía judicial el pago de 1,1 millones de euros del Plan Miner. Valdeón manifestó en Twitter sentir “vergüenza ajena” por el nombramiento de Soria, bochorno que es de suponer que comparte el titular del colegio de la Asunción, una vez más falto del mínimo arrojo para plantar cara a La Moncloa, nada por otra parte de lo que a estas alturas vayamos a sorprendernos.

Rosa Valdeón
 Por lo demás, el escandaloso nombramiento de Soria ha venido a confirmar la sospecha de que Rajoy ha decidido apostar por las terceras elecciones.
 De otra forma no se entiende una decisión que, además de poner en un brete a quienes había apoyado su investidura, ha reforzado el no de Pedro Sánchez. 

“¿A ver quien es el guapo que se atreve a votar en contra de un candidato que acude a la investidura con 170 votos?”, se preguntaba hace semanas Guillermo Fernández Vara, el lenguaraz presidente extremeño. Pues para su decepción, votó en contra el guapo oficial y sus 84 compañeros de grupo parlamentario. 
La pregunta ahora es otra: ¿A ver qué socialista tiene el cuajo de facilitar con su abstención la investidura de un candidato que, como presidente en funciones, no se corta a la hora de perpetrar nombramientos como el de Soria?

 Entretanto, de momento ya se da por descontada la prórroga de los Presupuestos Generales del Estado y con ella la de los Presupuestos de las Comunidades Autónomas, si bien no está claro que lo primero acarree  automáticamente lo segundo. Pese a dicha duda, la Junta se ha apuntado inmediatamente a la tesis de la prórroga, con lo que se ahorrará tener que volver a pactar nuevamente con Ciudadanos (o, en su defecto con la Unión del Pueblo Leonés) el techo de gasto y el propio proyecto presupuestario. Toda una barra libre para seguir haciendo mangas y capirotes con las cuentas de la comunidad, como por otra parte ha hecho siempre y especialmente desde que la consejería de Hacienda cayó -y de eso hace ya 13 años -en manos de Pilar del Olmo, toda una veterana en el arte de la ingeniería contable y el maquillaje presupuestario.

Pilar del Olmo
 Lo de prorrogar los Presupuestos de la Comunidad tampoco resulta ninguna novedad, ya que en el año 2011 Juan Vicente Herrera decidió que las previsiones presupuestarias adelantadas por el gobierno Zapatero no le parecían fiables y, ni corto ni perezoso,  provocó la prórroga automática del proyecto presupuestario, pasándose por el forro el artículo 50 del Estatuto de Autonomía. El resultado fue que los Presupuestos de 2012 no fueron aprobados por las Cortes hasta el mes de julio, circunstancia que la Junta aprovechó para colar de matute -eso sí, con la anuencia del PSOE y el silencio cómplice del procurador de IU y de los sindicatos del dialogo social- una vergonzante amnistía fiscal ocultada a la opinión pública.

 El pastel se destapó meses después, desvelándose que el apaño se había urdido dentro de la negociación de los acuerdos firmados en octubre de 2012 entre Juan Vicente Herrera y el entonces secretario regional del PSOE, Julio Villarrubia, lo que a partir de entonces pasó a ser denominado “pacto de la Coronita”, por ser la familia del fundador del grupo cervecero mexicano, el recientemente fallecido Antonino Fernández, uno de los principales patrimonios agraciados por aquella medida. Esta es la fecha y seguimos sin conocer quiénes y en que cuantías se beneficiaron de aquella gracia fiscal concedida por la Junta justo cuando los ingresos de la comunidad se estaban desplomando.

En fin, nada nuevo bajo este sofocante sol de septiembre.


lunes, 11 de julio de 2016

La Junta, igual que si tuviera mayoría absoluta

 A la espera de que se despeje el panorama nacional, en Castilla y León el actual gobierno de la comunidad ha cumplido su primer año de gobierno en medio de un clima enrarecido con el partido, Ciudadanos, que apoyó la investidura de Juan Vicente Herrera a cambio de un acuerdo para la gobernabilidad. Y en un clima al borde de la ruptura con el Partido Socialista, cuyo respaldo resulta imprescindible para sacar adelante algunas de las reformas institucionales en curso.

lunes, 4 de julio de 2016

Precariedad laboral, despoblación y deuda

  Partiendo de diagnósticos completamente dispares resulta extremadamente difícil establecer terapias comunes. Y esto es lo que ha vuelto ha ocurrir una vez más durante el debate parlamentario sobre el estado de la comunidad celebrado la pasada semana en las Cortes, que ha  ha venido a coincidir con el primer año -en realidad once meses- del gobierno formado por Juan Vicente Herrera tras su quinta investidura.

lunes, 27 de junio de 2016

Inesperado repunte del PP y fracaso absoluto del "sorpasso"

  Tan solo uno de los 67 escaños de las Cortes Generales elegidos en Castilla y León (31 diputados y 36 senadores) ha cambiado de signo político este domingo con relación al pasado 20 de diciembre. Una vez más, los sondeos electorales habían creado falsas expectativas que las urnas se han encargado de desmentir.

El tercer diputado por Salamanca premia el repunte del PP
 Todos ellos daban por hecho el “sorpasso” en la izquierda y ninguno preveía que el PP fuera a recuperar casi 670.000 de los votos perdidos hace seis meses, cerca de 50.000 de ellos en Castilla y León. En el cómputo estatal ello le ha valido al PP sumar 14 nuevos diputados, uno de los cuales procede de esta comunidad: el conseguido contra todo pronóstico en Salamanca a costa de Ciudadanos, partido al que por muy escaso margen ha conseguido triplicar en número de votos en esta provincia. Con ello, el tercero de la lista del PP salmantino, el médico Bienvenido de Arriba, se hace con el escaño que el 20-D obtuvo el vallisoletano Pablo Yáñez.

  Con una participación 2 puntos por encima de la de diciembre, el PP de Castilla y León ha incrementado su porcentaje de voto en un 5,22 por ciento, casi un punto por encima del 4,32 registrado a nivel nacional. Una recuperación sorprendente, ya que es netamente superior al retroceso sufrido por Ciudadanos, que en esta comunidad ha sido del 1,21 por ciento, con una pérdida de 27.738 votos.

Igea, el superviviente de C´s
 Ciudadanos es el gran perjudicado por la repetición de las elecciones, al conservar tan solo uno de los 3 diputados conseguidos en los anteriores comicios. Además de perder el de Salamanca, se ha quedado sin el de León, conservando exclusivamente el que ha conseguido renovar Francisco Igea en Valladolid. Al caer del 15,36 al 14,21 por ciento ha pasado a ser la cuarta fuerza política de la comunidad en elecciones generales, aunque ha mantenido el tercer puesto en Ávila, Salamanca y Segovia.

El espejismo del “sorpasso”.-  Pero el retroceso de Ciudadanos era algo previsto. Lo que no entraba en los pronósticos era que la conjunción Podemos-IU, lejos de aglutinar los votos obtenidos por separado el pasado mes de diciembre, fuera a empeorar los resultados alcanzados en solitario por el partido de Pablo Iglesias. Y eso ha ocurrido en Castilla y León, donde la nueva coalición ha sumado 223.727 votos, es decir 3.850 menos que los logrados entonces solo por Podemos.  Lejos de sumar, la coalición ha restado, con un saldo negativo que se dispara hasta los 72.666 votos teniendo en cuenta los 68.816 conseguidos hace seis meses por IU-Unidad Popular.

 El fracaso del “sorpasso” ha sido por tanto total y absoluto, frustrando las expectativas que atribuían a Unidos Podemos la posibilidad de duplicar el número de diputados, sin descartar la consecución de algún senador. Al final la nueva coalición se queda con los escaños del Congreso logrados en diciembre por Valladolid (Juan Manuel del Olmo), León (Ana Marcello) y Burgos (Miguel Vila), todos ellos de Podemos. La única lista encabezada por IU, la de Palencia, se ha quedado casi a 8.000 votos de conseguir el objetivo.

Repiten los tres diputados de Podemos
 En Burgos, provincia donde el 20-D la suma de los votos de Podemos e IU superaba a los obtenidos por el PSOE, los socialistas han mantenido la segunda posición, superando en casi 5 puntos y mas de 10.000 votos a la coalición, que ha cosechado 1.456 votos menos que los conseguidos en diciembre por Podemos.

Mayor ha sido aún el retroceso en León, donde Unidos Podemos ha perdido 2.615 con respecto al anterior resultado de Podemos, volatilizándose  los cerca de 14.000 votos sumados el 20-D por IU-UP. Asimismo la coalición ha empeorado el resultado en Salamanca, donde el experimento de presentar a última hora al cunero madrileño Jorge Lago ha sido un completo fracaso, perdiendo 720 votos en relación con el anterior resultado de Podemos. Y otro tanto ha ocurrido en Soria y Zamora, provincia está última donde el alcalde de la capital, Francisco Guarido, de IU, ha pasado por completo de participar en la campaña electoral.

Tan solo en cuatro provincias, Ávila, Palencia, Segovia y Valladolid, la coalición ha mejorado los anteriores resultados de Podemos en solitario, aunque siempre muy lejos de aprovechar el potencial de crecimiento que ofrecía la eventual suma de los votos obtenidos en diciembre por IU.

Tudanca valorando anoche los resultados
El PSOE aguanta el tipo.-  Por su parte, el PSOE de Luis Tudanca ha salvado los muebles en Castilla y León, consolidándose como segunda fuerza política y manteniendo intacta su anterior representación parlamentaria: Nueve diputados y nueve senadores, uno por provincia en ambas Cámaras.

Aunque ha perdido 4.806 votos en el conjunto de la comunidad, ha salido especialmente airoso en las provincias donde tenía una situación más comprometida. En Burgos y en Valladolid ha subido ligeramente en votos, en ambos casos presumiblemente gracias al apoyo de antiguos votantes de IU disconformes con la coalición con Podemos. También ha mejorado su resultado en Soria, donde no en vano gobierna la Diputación provincial. 
En el resto de las provincias ha perdido votos, aunque en todas ellas mantiene un amplio margen sobre la tercera fuerza política. En porcentaje de voto, el PSOE de Castilla y León se sitúa ligeramente por encima del obtenido pos los socialistas en el conjunto del Estado.

Respecto al Senado, ni que decir tiene que el PP ha vuelto ha conseguir el pleno de 27 de los 36 senadores (tres por cada provincia), acaparando así 45 de esos 67 escaños de las Cortes Generales elegidos en Castilla y León. De la mano del Partido Popular -el PSOE bastante ha hecho con aguantar el tirón- el bipartidismo ha recuperado parte del terreno perdido hace seis meses.


lunes, 20 de junio de 2016

Iniesta alivia la campaña electoral

 Pese a todo lo que está en juego, si de de aquí al viernes no cambia el panorama, habremos asistido a la campaña electoral más insulsa y ramplona que uno recuerda en unos comicios generales. Una campaña al más viejo estilo que en ningún momento ha llegado centrar la atención ciudadana, mucho más atenta a la actuación de Iniesta y compañía en la Eurocopa de Francia.