miércoles, 22 de mayo de 2024

El topillo/ Quien paga manda

 

 "El topillo" valora su tiempo y en consecuencia no presta la menor atención a esa televisión privada de la señorita Pepis que explota en régimen de exclusividad tras un concurso debidamente manipulado el único canal autonómico que tuvo a bien adjudicar en su momento la Junta de Castila y León. Lo único que lleva mal el que suscribe es que la sociedad beneficiaria de esa concesión, participada al 50 por ciento por los titulares de los dos grupos mediáticos cimentados, nunca mejor dicho, sobre oscuros negocios de la construcción, reciba una subvención anual a fondo perdido de veintitantos millones de euros con cargo a nuestros impuestos. Y que para mayor inri sigan escatimando sueldos decentes a la mayoría de sus sufridos trabajadores.

 Uno de los grandes hallazgos que no tardó en descubrir Miguel Ángel Rodríguez tan pronto como se convirtió en gurú mediático de Josemari Aznar, fue el de que era una pérdida de tiempo y dinero promover medios de comunicación públicos cuando podías comprar a los privados a base de inyectarles publicidad institucional y/o subvenciones. El estadista de El Burgo de Osma que presidió diez años la Junta ni se decidió a crear un canal autonómico ni a promover uno privado, aunque untó a base de bien a los dos grupos de televisiones locales creados por sendos grupos de la construcción -eso sí, de trayectorias poco edificantes- con el descarado propósito de procurarse una posición de influencia en la adjudicación de obras y servicios públicos de la Junta, las Diputaciones y Ayuntamientos de la comunidad. “O me adjudicas este concurso o no vuelves a aparecer en mi televisión ni en mi periódico como no sea para brearte”, tal era el mensaje, a veces explícito, tanto para el gobierno como para la oposición de turno.

 Dicho todo lo cual, a “El topillo” le venían insistiendo sobre el creciente sesgo partidista de la tertulia política que ofrece en “prime time” el canal televisivo en cuestión. Y ayer recibió un mensaje: “Echa un vistazo en la web a la de hoy, que ha sido escandalosa”. Y hete aquí que esta mañana he perdido más de media hora de mi precioso tiempo en ver en diferido ese simulacro de debate. 

Y, en efecto, su atildado director-presentador, otrora habilidoso en disimular sus querencias, se ha soltado metafóricamente el tupé. “Primero acusó de tomar drogas a Milei y de esos polvos vienen esos lodos”, fueron sus primeras palabras. “Ahora llama alcohólico a un conocido asesor del PP cercano a Ayuso, o al menos dice que toma 8 gin-tonics diarios. Javier Milei y Óscar López cada día se parecen más”, añadía el conductor del espacio. Y abundaba: “Lo de Óscar Puente con sus contrincantes políticos es una actitud sistemática y deliberada que excede a cualquier comportamiento decente de la política española”.

Óscar Puente

 Y a continuación presentaba a los contertulios, dos profesionales de la información y una abogada de la que uno no tenía ninguna referencia. “Y echa otro vistazo a la biografía de la abogada”, añadía el mensaje de mi interlocutor. Y resulta ser que la llamada Isabel Pérez-Espinosa tiene una larga y accidentada trayectoria política en el PP de Asturias, donde encadenó  media docena de cargos públicos entre 1991 y 2011, año en el que encabezó la candidatura a la presidencia del Principado. Tras fracasar estrepitosamente en esas elecciones, Mariano Rajoy la recolocó como directora general de la empresa pública Acuanorte, hasta que, desahuciada políticamente en Asturias, en 2020 encontró acomodo como asesora contratada a dedo por el alcalde de Arroyo de la Encomienda, municipio vallisoletano vinculado a la corrupción donde los haya. Y, claro, el televidente no informado creerá que de su boca escucha las opiniones de una profesional de la abogacía independiente...

Vamos con otro capítulo de exabruptos en la política española y, como no podía ser de otra manera, la protagoniza de nuevo el ministro Óscar Puente”, dice el atildado, remachando en el mismo clavo con el que introdujo el programa. A propósito del asesor aludido, que no citado, por Puente, quien no recuerdo que literalmente acusara de a nadie de tomar drogas o de ser alcohólico: Por un casual, resulta que un confidente de “El topillo” compartió a finales de enero el vuelo de regreso a Madrid realizado en clase bussines por Isabel Diaz Ayuso y su séquito tras visitar el campo de exterminio de Auschwitz. 

 Me contó que Ayuso no consumió alcohol, pero que el sequito se aplicó al “drinking” durante todo el vuelo y que en concreto el asesor de marras se apretó dos gin-tonics por todas sus barbas. Y no contento con eso, todos ellos arramplaron con los botellines de alcohol (otros tomaron whisky o ron) que habían sobrado. Y yo no sé si tomará ocho, seis o cuatro gin-tonics diarios, pero lo cierto es que la noche en que colisionó con tres vehículos estacionados en el distrito madrileño de Retiro, el susodicho cuadriplicó la tasa permitida de alcohol en sangre.

Alfonso Fernández Mañueco
 La tertulia no quedó ahí. Salió a colación la sesión de control en el pleno de las Cortes, en la que el presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, se permitió cuestionar la objetividad del informe y la independencia política de los relatores de la ONU en torno a la Ley de Discordia que se cisca la legislación sobre Memoria Democrática todavía vigente. Y la tal Pérez-Espinosa suscribió rápidamente  la tesis, argumentando además que la Ley presentada conjuntamente por la extrema derecha y la derecha extrema que cogobiernan en la Junta lo único que hace es ampliar el reconocimiento a las víctimas de la República... (Lo de la extrema derecha y la derecha extrema es cosa mía, naturalmente; para ella serán el centro-derecha y sus pródigos escindidos. Y lo extraño es que Mañueco no la haya incorporado aún a su ilimitada nómina de asesores de designación "digital").

 La sesión plenaria de las Cortes continuó durante la mañana de ayer, en la que el tándem PP/Vox tumbó, como era previsible, la proposición presentada por el procurador Francisco Igea para adecentar la Comisión de Ética, cuya composición actual constituye una absoluta tomadura de pelo: Es más fácil que Kiko Rivera ingrese en la Academia de la Lengua que dicha comisión encuentre tacha alguna en la actuación de algún cargo público de la Junta. Y no será que algunos como el vicepresidente García-Gallardo (Ga-Ga jr.) o el pernicioso consejero Veganzones no se hayan hecho acreedores de ello...

elblogdepedrovicente@gmail.com

martes, 14 de mayo de 2024

El topillo/ Sánchez, una pesadilla que no cesa

 Confieso que sigo sin tener claro si el famoso retiro espiritual de Pedro Sánchez obedeció a un momento dev debilidad humana o se trató de una juego de manos propio de los trileros de la calle Sierpes. Muchos políticos de la oposición y la mayoría de sus coristas mediáticos -esos que conforman lo que se ha dado en llamar “fachosfera”- que luego se abonaron a la segunda hipótesis tampoco lo tuvieron claro en vísperas de la decisión, cuando deslizaron que su abandono constituiría una cobarde “espantá” casi como la de Cagancho en Almagro.

Pedro Sánchez y Salvador Illa durante la campaña catalana

 Ignoro por tanto si, como también se dijo, el episodio formaba parte de una estrategia para realzar su papel en la campaña de las elecciones catalanas. Pero de lo que no cabe duda es de que, para chasco de los que le consideran el mayor enemigo de la democracia española, Sánchez ha salido muy reforzado de los comicios catalanes. Ni pensar quiero que habría dicho y escrito su legión de detractores si el independentismo hubiera avanzado en esta cita con las urnas. Pero ha ocurrido justamente lo contrario: Ha retrocedido a niveles del siglo pasado, dejándose en la gatera 13 de los 74 escaños que sumaban del total de los 135 que integran el Parlament. Y ello supone un espaldarazo a su política de “desinflamación” que se ha visto obligado a reconocer hasta el “Abc”, diario no precisamente sospechoso de regalarle los oidos al inquilino de La Moncloa.

 Los resultados del 12-M catalán arruinan la tesis de que Sánchez ha sido un gran fabricante de independentistas, condición que, histórico electoral en mano, tienen completamente acreditada José Maria Aznar, con su oposición a la reforma del Estatut, y Mariano Rajoy, con su desastrosa gestión del simulacro de referéndum del 1 de octubre. Naturalmente, la legión de opinadores detractores no se resigna a reconocer dicha evidencia. Imposible cuando para muchos de ellos el pérfido Sánchez se ha constituido en una enfermiza obsesión, yo diria que en una pesadilla.

Fernández Mañueco con Jorge Bustos en Salamanca

 "A veces pienso que he perdido la vocación, pero aparece un tipo como Sánchez y me vengo arriba”, tiene declarado Ignacio Camacho, columnista de referencia del “Abc”. “Hacer sátira de Sánchez es una obligación ética y estética”, sostiene Jorge Bustos, columnista y jefe de Opinión del diario “El Mundo”, quien hace unos días presentaba su último libro en Salamanca en presencia del presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco.

Por no citar, volviendo al “Abc”, al paisano que ha saludado el resultado de las elecciones catalanas con una columna que empieza así: “Yo me lo imagino como Nerón tocando la lira mientras admira su obra, que no es otra que una España ingobernable y una Cataluña en situación caótica”. (Da la impresión de que el “análisis” estaba escrito antes de conocer el escrutinio y su autor no se ha tomado la molestia de modificarlo). El susodicho, se sospecha que respirando por alguna herida personal, se ha venido tan arriba a la derecha que hace unos días se despachaba con otra columna titulada “Hombres maltratados” que dejaba a la izquierda las posiciones de Vox en materia de desigualdad de género. Eso sí, no se busque en sus columnas ninguna crítica a Óscar Puente, ni así el exalcalde de Valladolid provoque con sus comentarios una crisis internacional que nos ponga al borde de la III Guerra Mundial. La clave, ya lo he apuntado aquí en otra ocasión, la desveló en su día Alvise Pérez, el turbio tuitero que se dedicó a perseguir a Puente durante sus vacaciones veraniegas de 2021.

Igea en el atríl del hemiciclo de las Cortes

El que después de las elecciones catalanas también se ha venido arriba, o al menos ha asomado la cabeza, ha sido el procurador Francisco Igea reivindicándose como “el último parlamentario elegido en las listas de Ciudadanos”. Dice esto después de que Vox haya ejercido de tonto útil haciendo el trabajo sucio al PP -que ha lanzado la piedra y escondido la mano- de dejar sin sueldo en las Cortes al que fuera vicepresidente de la Junta y cooperador necesario de la primera investidura de Fernández Mañueco. Ya le advirtió el portavoz a la fuga del grupo popular, Rául de la Hoz, que no se iba de ir de rositas. No como él por ejemplo en el “caso Arroyo”.

 La verdad es que, aun expulsado del partido, Igea se atiene a los principios que alumbraron la creación de Ciudadanos como no lo han hecho la inmensa mayoría de sus antiguos conmilitones. Empezando por ese niñato malcriado que ha sido siempre Albert Rivera, quien pasará a la historia como el político español que ha dilapidado mayor capital político en menos tiempo. Y siguiendo por la que fuera su sucesora, la otrora arrojada Inés Arrimadas, quien, al hacer mutis por el foro y no postularse para presidir la Generalitat tras haber ganado las elecciones catalanas de 2017, condujo el barco directamente al naufragio. Y qué decir del último responsable del invento, el eurodiputado Adrián Vázquez, que, tras fracasar en su intento de entregar el partido al PP, se ha pasado a las filas populares para garantizarse su reelección en la Eurocámara (un caso de trasfuguismo de libro, ya que el baranda no ha renunciado al escaño después de haberse cambiado de partido).

Albert Rivera y Luis Fuentes encantados de conocerse

Ya ni les cuento nada del desvergonzado Juan Carlos Girauta, quien, tras iniciarse en política en la rama juvenil de un partido maoista, ha pasado sucesivamente por el Partido de los Socialistas Catalanes, el PP de Cataluña y Ciudadanos hasta abandonar como los roedores el barco a la deriva y recalar en la lista europea de Vox. Un prodigioso viaje desde la extrema izquierda a la extrema derecha que emula el de nuestro ínclito consejero de Cultura, Gonzalo Santonja. De la catadura de Luis Fuentes, David Castaño, Miguel Ángel González Rodrigo y demás antiguos dirigentes de Ciudadanos en Castilla y León a los que el PP ha proporcionado sueldo público, qué les voy a contar que no sepan.

 Y un último apunte porque no me queda espacio para más. El domingo se cumplió el décimo aniversario del asesinato de la que era presidenta provincial del PP y de la Diputación de León, Isabel Carrasco. Mucho se ha escrito con motivo de la efeméride, pero solo ha habido una información, la del digital ileon.com, reproducida en la edición regional de eldiario.es, que ha hecho hincapié en los agujeros negros de una instrucción judicial que ha convertido el caso un auténtico expediente X. La autora material del crimen y su amada madre, Triana y Montserrat, penan cárcel sin haber desvelado ciertas complicidades que, de haber salido a la luz, habrían arruinado más de una carrera política. Y ahí lo dejo.

elblogdepedrovicente@gmail.com

miércoles, 8 de mayo de 2024

La trastienda/ Temor en el PP al coste electoral de su mimetismo con Vox

 

 Sus señorías con escaño en el mausoleo de Villa del Prado y el gobierno PP/Vox echaron ayer la mañana debatiendo el informe anual del Procurador del Común, que, como de costumbre, puso ante el espejo la gestión de los servicios públicos que presta la Administración Autonómica, que en la práctica están lejos de alcanzar el grado de eficiencia y calidad de las que presumen los gobernantes autonómicos cada vez que se les reprochan las deficiencias de la Sanidad, la Educación y otras materias de su competencia.

 Como no podía ser de otra forma, salió a colación el estado de bloqueo en que se encuentra la renovación del Procurador y de las otras tres instituciones propias de la comunidad, los Consejos Consultivo y de Cuentas y el Consejo Económico y Social. Aunque el socialista Luis Tudanca no lo recuerde, no es la primera vez que dicha renovación se dilata sin motivo alguno. La novedad es que en otras ocasiones el retraso ha sido de mutuo acuerdo entre los dos partidos mayoritarios, mientras que en esta es el PP el que unilateralmente mantiene bloqueada la negociación.

Me da que el retraso se va prolongar hasta que se despeje la decisión que pueda tomar Pedro Sánchez si Alberto Núñez Feijóo sigue bloqueando la renovación del Consejo General del Poder Judicial. Si el PSOE y sus socios se deciden a modificar la normativa para rebajar a simple la actual mayoría cualificada, podemos encontrarnos con que el PP y Vox hagan lo propio respecto a las instituciones autonómicas. (Por cierto, hace falta tener un rostro de cemento armado para culpar a Sánchez del bloqueo del CGPJ, como ha hecho Feijóo sin cortarse un pelo en la entrevista-masaje que le practicó el pasado lunes Federico Jiménez Losantos).

Alarmado por el informe de los relatores de la ONU sobre las Leyes de la Discordia con las que ha tragado el PP a cuenta de sus pactos con Vox, desde Génova se ha ordenado ralentizar al máximo la tramitación de las mismas tratando de retrasar su aprobación hasta después de las elecciones europeas.

Trapisonda en Segovia.- En ese mismo propósito del PP de minimizar el coste electoral que le produce su incómodo socio de gobierno, hay que enmarcar la trapisonda política protagonizada estos días por ambos partidos en torno al ayuntamiento de Segovia. El pasado fin de semana los segovianos conocieron a través de la portavoz de Vox el documento firmado el 18 de abril entre ella misma y el alcalde de Segovía, José Mazarías, para dotar de estabilidad al gobierno municipal. El acuerdo conllevaba la incorporación de la ultraderecha al equipo de gobierno, donde asumiría una concejalía de nueva creación. Nada diferente a los pactos de gobierno existentes en otros ayuntamientos de la comunidad, tales como Valladolid y Burgos.

Sin embargo, la dirección nacional del PP hizo sus cálculos electorales y acordó posponer la presentación del pacto hasta después de los comicios europeos, una dilación rechazada por Vox, que ha decidido no esperar más y dar a conocer el acuerdo. Y tres días ha tardado el alcalde Mazarías en explicar, y de forma un tanto confusa, el entuerto, buscando argumentos fútiles para no reconocer que ha sido el retraso impuesto por Génova el detonante que ha hecho saltar el pacto por los aires.

El asunto no ha dejado tampoco en el mejor lugar al secretario autonómico, que no número dos, del PP de Castilla y León, Francisco Vázquez, quien obviamente había autorizado el acuerdo. No se olvide que Vázquez, ex presidente provincial del PP, sigue controlando el partido en Segovia, cuya presidenta, Paloma Sanz, no es mas que una especie de vicaria suya. (En lo de sufrir desaires desde Génova, Sanz tiene sobrada experiencia, ya que, con ocasión de las elecciones municipales de 2019, vio como Pablo Casado le tumbaba sucesivamente los dos nombres que propuso para optar a la Alcaldía de Segovia. El primero devuelto al corral fue precisamente Mazarías y lo del segundo, el ahora delegado territorial de la Junta, José Luis Sanz Merino, todavía fue mas sangrante, ya que supo que se había caído de la candidatura la misma mañana en la que dirigía a Palencia para asistir a la presentación oficial por parte de Casado de los candidatos a las alcaldías de las nueve capitales de provincia. Eso sí, luego fue compensado por Fernández Mañueco con el nombramiento de viceconsejero de Fomento y Medio Ambiente, cargo en el que pasó absolutamente inadvertido).

A todo esto, mientras PP y Vox se afanan en atribuir a Pedro Sánchez presuntas corruptelas cuyo alcance está por demostrar, va a quedar visto para sentencia el juicio sobre el caso Perla Negra-Polígono de Portillo, en el que los principales encausados, los dos altos cargos de la máxima confianza del fallecido Tomás Villanueva, los viceconsejeros Rafael Delgado y Begoña Hernández, no han tenido ningún escrúpulo para echarle el muerto al ídem. Una vileza que, a tenor de las conclusiones de la Fiscalía, no parece que les vaya a dar resultado. A estas alturas de la democracia, ni siquiera en el Ejército los subordinados están obligados a guardar “obediencia debida” si las órdenes vulneran la legalidad vigente. Y algo así les dijo la fiscal, recordándoles que, si no compartían las órdenes dictadas por el consejero, tenían la opción de dimitir.

La pregunta sin respuesta es la de por qué no lo hicieron e incurrieron en el rosario de presuntos delitos que les han conducido al banquillo. Por cierto, una de las escasas afirmaciones creíbles de Delgado fue la de asegurar que la entonces consejera de Hacienda, Pilar del Olmo, estuvo en todo momento al tanto del proceso seguido para alquilar y comprar la Perla Negra. Como presumiblemente lo estuvo Juan Vicente Herrera, quien, si es que no se había enterado por otros medios, fue alertado de lo que se cocía por Pablo Trillo-Figueroa, miembro del Consejo de Administración de Gesturcal, la empresa pública que perpetró la compra del inmueble. Así lo desveló el último en declaración judicial efectuada cuando ocupaba el cargo de delegado territorial de la Junta, lo que obligó a Herrera a convocar con urgencia una rueda de prensa para dar explicaciones -muy poco convincentes- sobre su intervención en torno a tan escabroso asunto.

A Trillo, actual procurador raso en las Cortes, hay quien no le ha perdonado esa “traición”, vetando su incorporación a la dirección del grupo parlamentario popular. Un veto que podría decaer tras las elecciones europeas del próximo mes de junio, a raíz de las cuales, tras la salida del actual portavoz, Rául de la Hoz, hacia Bruselas, Mañueco abordará un obligado reajuste en el grupo parlamentario que pudiera extenderse al actual organigrama de altos cargos del PP en la Junta. 

(Publicado en elDiario.es Castilla y León)

lunes, 6 de mayo de 2024

El topillo/ Empitonados por la ONU

 
Hace un par de meses me referí aquí al estropicio reputacional que estaban causando a Castilla y León los coqueteos del gobierno PP/Vox que preside
Alfonso Fernández Mañueco con la ola neofascista que invade Europa. Fue a raíz del despropósito de la consejería de Cultura, que por obra y gracia de Santiago Abascal ocupa el sinuoso Gonzalo Santonja, de declarar “bien de interés cultural” la Pirámide de los Italianos, ese adefesio arquitectónico que rinde homenaje a los fascistas transalpinos que en la guerra incivil se sumaron al bando insurgente capitaneado por Francisco Franco. 

De la Hoz y Menéndez, portavoces del PP y Vox en las Cortes

Se sumaba ello al rosario de exabruptos protagonizado desde su nombramiento por el vicepresidente García-Gallardo (Ga-Ga jr.) y aún estaba por presentar la infame Ley de la Discordia, que, como era de prever, está arrastrando el nombre de esta comunidad por el fango de la ignominia. 

Tras el informe de los relatores de Naciones Unidas, la tierra que alumbró las primeras Cortes democráticas de la historia ha pasado a ser territorio refractario a los Derechos Humanos. Allá Fernández Mañueco en su irresponsable mimetismo con la ultraderecha patria. Menuda tarjeta de presentación europea para Raúl de la Hoz, "el guapo de discoteca" ("Por Ávila" dixit), quien, en su condición de portavoz del grupo parlamentario popular, firmó conjuntamente con su colega de Vox la Proposición de Ley. Y otro papelón, uno más, del consejero de la Presidencia y avalista del texto registrado en las Cortes, Luis Miguel González Gago, el antiguo director de los Servicios Jurídicos de la Junta que ha pasado a la Historia de Derecho por haber patentado el ocaso como principio jurídico. Vaya tres patas del mismo banco...

 Defensores a ultranza de la “fiesta nacional”.- Cambiando de tercio, como era de esperar la Junta se ha apresurado a poner el grito en el cielo ante la decisión del ministro de Cultura, Ernesto Urtasun, de suprimir el Premio Nacional de Tauromaquia. Vayamos por partes. Para empezar, y sin que ello reste ninguna legitimidad a sus posiciones, digamos que el presidente Fernández Mañueco sabe de tauromaquia aproximadamente lo que yo de física cuántica. Pero como salmantino que es, no se le oculta que el taurinismo está en el ADN del campo charro, y por ende ha sido siempre muy sensible a la influencia social de las estirpes ganaderas que pueblan los tendidos de sombra en La Glorieta. (A propósito, un inciso: Paquita, si te vuelven a brindar un toro, algo que veo difícil por mucho novio influyente del que presumas, ya sabes que la montera no es un regalo; hay que devolverla, porque además es el elemento mas personal de la indumentaria taurina).

Mañueco, García-Gallardo y González Gago

Recupero el hilo. Por muchas ferias de la Virgen de la Vega que haya contemplado desde el burladero del callejón en compañía del actual consejero de Cultura, Gonzalo Santonja (entonces simplemente director del Instituto Castellano y Leonés de la Lengua, el chiringuito doble y hasta triplemente remunerado que le proporcionó en su día el interfecto Tomás Villanueva), Mañueco queda muy lejos también en esto de su antecesor, Juan Vicente Herrera (80.741 euros anuales del ala por cuenta del Consejo Consultivo), quien, aunque fuera arrastrado por su difunto primo, consta que fue seguidor de Antonio Chenel, el gran Antoñete. Si bien, para verdadero aficionado entre la casta política salmantina, nadie como “El niño de lo Contencioso”, sobrenombre con el llegó a anunciarse en sus tiempos mozos el que luego fuera presidente de las Cortes de Castilla y León Manuel Estella Hoyos, conocido en Salamanca como el Estella bueno.

 El hecho es que, antes de que apareciera Vox y la extrema derecha  comenzara a instrumentar políticamente la mal llamada “fiesta nacional”, Mañueco ya venía desplegando todas las influencias a su alcance en favor del mundo taurino. Desde la consejería de Justicia e Interior -la llamada consejería Ni-Ni: Ni Justicia (otra vez que risa, tía Felisa) ni Interior- fue quien movió los hilos del jurado-títere que concedió el Premio Castilla y León a las Artes correspondiente a 2009 al diestro salmantino Santiago Martín “El Viti”. Un fallo insólito, ya que en sus 25 ediciones anteriores dicho premio nunca había recaído en nadie relacionado con el toreo. Tampoco existía precedente de que formara parte del jurado previamente designado un conocido cronista taurino. De forma que “El Viti”, cuyos méritos taurinos por otra parte nadie osa discutir, se embolsó los18.500 euros con los que entonces estaba dotado el premio, cuantía que le vino muy bien a S.M. en un momento en el que, como se dice en el argot, andaba el hombre bastante canino.

Santonja momentos antes de asistir a un paseillo

Como quiera que otros protagonistas del mundo del toro en Castilla y León se sentían merecedores de esa distinción e iba a cantar demasiado que el Premio de las Artes volviera a aterrizar sobre el albero taurino, Herrera decidió instituir en 2015 un galardón específico: el Premio a la Tauromaquia de Castilla y León. El ganador de la primera edición volvió a ser “El Viti”, y el de la segunda, a título póstumo, el malogrado diestro segoviano Víctor Barrio, cuya muerte desató miserables reacciones en las redes sociales que denunció ante los tribunales su viuda, la periodista Raquel Sanz Lobo, hoy integrante de la abultada -y al parecer ilimitada, ya alcanza 47 nombramientos- nómina de personal eventual al servicio del gobierno Mañueco.

 Al zamorano Andrés Vázquez, otra indiscutible figura del toreo que abrió diez veces, diez, la puerta grande de Las Ventas, descubridor en gran medida de las virtudes de los victorinos, no le llegó el turno hasta 2020, dos años antes de fallecer a los 90. Pedro Gutiérrez Moya “El Niño de la Capea” se hizo con el premio en 2023, y ni rastro ha habido de otros diestros castellano-leoneses de distintas épocas que dejaron huella en la afición, tales como el segoviano Andrés Hernando o los vallisoletanos Santiago Castro “Luguillano” y Roberto Domínguez, este último sobrino del singular Fernando, a quien "El topillo" tuvo ocasión de conocer durante sus últimos años de su retiro en Segovia.

 Más allá de las razones que puedan justificar una medida consecuente con el programa electoral de "Sumar”, la decisión del ministro Urtasun de suprimir el Premio Nacional de Tauromaquia (instituido por cierto durante la etapa de gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero) me parece sobre todo un error político. 

Ernesto Urtasun en un acto de Sumar

 Por la sencilla razón de que retroalimenta esa instrumentación partidista que vienen realizando Vox y el PP en línea con el taurinismo casposo propio de lo que antes se conocía como "la derechona". Una instrumentación que ha sesgado ideológicamente a la tauromaquia en detrimento del carácter transversal que históricamente siempre ha tenido y que en lo cultural incluye referentes tan poco sospechosos de derechismo como Lorca, Miguel Hernández, Alberti, Picasso, Bergamín o Sabina, solo por citar a algunos de los más conocidos. Sin olvidar a literatos contemporáneos como el palentino Javier Villán, junto a Joaquín Vidal el mejor cronista taurino de las últimas décadas del pasado siglo. Villán, 81 años, inexplicablemente no ha sido Premio de las Letras de Castilla y León, y mucho me temo que, si el actual consejero de Cultura sigue en el cargo, el galardón de la próxima edición esté reservado al zamorano Juan Manuel de Prada. Apuesto doble contra sencillo.

 Como no podía ser de otra forma, Santonja, en su etapa batasuna muy próximo a Bergamín (también a Alfonso Sastre y Eva Forest), se ha posicionado raudo a favor de cooperar otras comunidades para compensar el agravio de Urtasun. Ni pensar quiero lo que habría escrito Alfonso Navalón -tan deficiente como ganadero como afilado crítico taurino- a propósito del actual manoseo/mangoneo político de los toros, que, si ya fueron espuriamente utilizados al servicio la dictadura franquista, nunca habían sido instrumentados de forma tan groseramente partidista como en la actualidad. Que era lo que le faltaba a una fiesta cada vez mas a contracorriente de los tiempos y que siempre ha tenido su peor enemigo en el propio taurinismo rancio y cutre que, para desgracia de los aficionados de una u otra laya, maneja sus entresijos apoyado ahora por la carcundia política instalada en el Poder.

elblogdepedrovicente@gmail.com

jueves, 2 de mayo de 2024

El topillo/ La vida sigue igual

 Sostienen algunos alfonsólogos de plantilla que con la aprobación de los Presupuestos de la Comunidad Autónoma para 2024, el presidente de la Junta dispone de manos libres para poder repetir la jugada de adelantar las elecciones autonómicas con el fin de desprenderse de Vox y tratar de obtener un resultado que, aunque no llegue a la mayoría absoluta, le permita gobernar en solitario. Me parece una de las muchas simplezas propia de los “analistos” que se afanan en dorar la pildora a Fernández Mañueco.

Fernández Mañuecp y García-Gallardo el día que presentaron el Proyecto de Presupuestos

 En primer lugar, porque no haría falta de disponer de un nuevo Presupuesto para adoptar esa decisión. Demostrado está que se pueden empalmar varias prórrogas presupuestarias y aquí paz y después gloria. Máxime si se dispone de un consejero de Hacienda como Carlos Fernández Carriedo, ese eterno-chico-bien-mandado-que-vale-igual- para-un-roto-que-para-un-descosido, que en enjuagues presupuestarios nada tiene que envidiar a su antecesora, la desmemoriada (caso Perla Negra) Pilar del Olmo.

Pero sobre todo porque Fernández Mañueco no podrá accionar el botón de unas elecciones autonómicas si no cuenta previamente con el plácet de Alberto Núñez Feijóo. Con lo que vincular la aprobación de los nuevos Presupuestos de la Junta a una eventual convocatoria de elecciones anticipadas carece del menor fundamento. Tampoco es novedad que la mayoría parlamentaria haya aplicado el más inmisericorde rodillo a las 2.455 enmiendas parciales mantenidas por los grupos de la oposición al Proyecto presupuestario. Lo mismo hizo el PP en muchos de los ejercicios en que gobernó con mayoría absoluta. Visto lo cual, así como la nula repercusión mediática que tiene la tramitación presupuestaria, creo yo que la oposición debería replantearse si merece la pena constatar una y otra vez aquello que advirtió Ortega de que “cualquier esfuerzo inútil conduce a la melancolía”.

Alberto Núñez Feijóo y Ester Muñoz
 Si acaso de algo ha servido la tediosa sesión parlamentaria convocada para liquidar las enmiendas presupuestarias fue para comprobar que, lejos de contenerse en sus descalificaciones hacia el presidente del Gobierno democrático de la nación, la ultraderecha que cogobierna Castilla y León sigue echada al monte. El procurador de Vox Javier Teira se refirió a Pedro Sánchez como “el demente que está en La Moncloa” sin que el presidente de la Cámara, el “moderado” Carlos Pollán, se sintiera impelido a pedirle que retirara dicha calificación. Nada nuevo tampoco. Aunque si se trata de ver quien la tiene mas larga para fustigar a Sánchez, el procurador ultraderechista salmantino está lejos de alcanzar a la diputada al Congreso, presidenta provincial del PP de León y vicesecretaria nacional de Educación y Sanidad del partido, Ester Muñoz, quien se ha superado a sí misma en esa competición. ¡Menudo fichaje que endosó Fernando Martínez Maillo a su compadre Mañueco, y vaya traspaso asumido por Núñez Feijóo con el aval de su perro de presa Miguel Tellado..!

 A la delantera de la "máquina del fango".-  Afirma el secretario autonómico del PSOE, Luis Tudanca, que la “máquina del fango” denunciada por Sánchez comenzó en Castilla y León, primera comunidad autónoma en la que el PP franqueó a la ultraderecha la entrada en un gobierno. No dispongo de datos para corroborar o discrepar de dicho aserto. Pero de lo que no cabe duda es que desde que el PP de Fernández Mañueco gobierna gracias al apoyo de Vox la mimetización entre ambas fuerzas políticas se ha dejado notar en la vida pública de Castilla y León. Episodios como la “peineta” dedicada por el propio Mañueco a la procuradora socialista Rosa Rubio, el reiterado menosprecio del vicepresidente García-Gallardo a la procuradora discapacitada Noelia de Frutos y no digamos el gesto obsceno (por suerte para él, no captado por ninguna cámara) dedicado por el propio  Ga-Ga junior a Patricia Gómez Urbán no tienen precedente en el Parlamento Autonómico. Sin olvidar la obsequiosidad de la Junta con pseudomedios especializados en propagar bulos contra Sánchez y su entorno más próximo. Las inyecciones económicas a chiringuitos tan infames como el canal EDS del indecente Javier Negre o a digitales tan indecorosos como “Periodista digital” o “The objetive” cantan "La traviata".

José Luis Concepción, presidente del TSJ
 A propósito de los cinco días de asueto del “puto amo” (Puente dixit), Tudanca ha cargado, no sin razón, contra las declaraciones netamente políticas del presidente del Tribunal Superior de Justicia, José Luis Concepción, a quien, para lo que le queda en el convento, le resbala ya cualquier apercibimiento del Consejo General del Poder Judicial. Concepción no tiene en cuenta que la “apariencia de imparcialidad” que debe observar cualquier juez puede tener carácter retroactivo. Y a lo peor así se explica que el ínclito excasitodo de la Junta y de las Cortes, José Manuel Fernández Santiago, el cuñadísimo de Jesús Barderas, hoy repescado como asesor del presidente Mañueco, se fuera de rositas del caso Gürtel, trance en el que, para que nada faltara, estuvo asistido por el letrado burgalés Juan García-Gallardo Gíl Fournier, Ga-Ga senior.

 Salta a Europa el "guapo de discoteca".- El conocimiento de las candidaturas a las elecciones europeas ha deparado el sorprendente salto de la mano derecha de Mañueco, Rául de la Hoz, a la Eurocámara. De la Hoz, procurador de las Cortes desde hace 25 años y principal superviviente indemne del antiguo "clan Villanueva", es en la práctica el número dos (ex-aequo junto a Pedro Viñarás, el irreemplazable tesorero del PP regional) del presidente autonómico. De la Hoz llevaba tiempo intentando dar el salto a la política nacional y, de hecho, Mañueco intentó sin éxito colocarle con mando en plaza en Génova a la llegada de Núñez Feijóo, quien, influido por su amigo del alma Juan Vicente Herrera, no le compró ni esa ni ninguna otra mercancía al actual presidente de la Junta. 

 
Viñarás, Mañueco y De la Hoz, el trío impenetrable
No vislumbro a bote pronto quien puede heredar el cargo que dejará el político al que el Partido por Ávila, tras una borrascosa negociación, acusó de mantener modales propios de "un guapo de discoteca". En el caso del PP de Castilla y León, la portavocía en las Cortes es especialmente relevante, toda vez que su titular tiene firma en la cuenta corriente a la que la Cámara transfiere la cuantiosa subvención (116.350 euros del ala mensuales) destinada al grupo parlamentario. (Me cuentan que, sin esperar al partido de vuelta en el Bernabeu, Mañueco, De la Hoz y Viñarás ya han encargado el viaje para no perderse la final de la Champions prevista el próximo 1 de junio en el londinense estadio de Wembley. De confirmarse el pase del Madrid a la final, esperemos, para el bien de esta comunidad, que el trío y sus eventuales acompañantes no sufran ningún contratiempo como el registrado en la final disputada hace dos años en el estadio parisino de Saint-Denis).

Y en el PSOE también ha habido novedad, al haberse caído de la lista el actual eurodiputado leonés Ibán García del Blanco, quien ha sido reemplazado por la que fuera ministra Leire Pajín, aquella que tanto excitaba la libido al ex-alcalde de Valladolid, Javier León de la Riva, tertuliano hoy de esa televisión autonómica de la señorita Pepis sufragada con veintitantos millones de euros anuales del erario autonómico. Constatado que en el PSOE leonés nada importante se mueve sin la mediación de José Luis Rodríguez Zapatero, se adivina que el expresidente ha vuelto a apadrinar a su antigua exministra. Eso sí, no tengo la menor duda de que García del Blanco, superprotegido de siempre de Óscar López, a quién llegó a guardar el escaño de senador autonómico por Castilla y León, encontrará acomodo de la mano del poderoso Jefe de Gabinete del presidente del Gobierno. Faltaría más.

elblogdepedrovicente@gmail.com

miércoles, 24 de abril de 2024

La trastienda/ Villalar mal que les pese

Entre las tomaduras de pelo o bromas de mal gusto sufridas en lo que va de siglo por los periodistas de esta comunidad dedicados a la información política -encajadas, eso sí, con la resignación propia de aquel anuncio de Hemoal- destaca aquella ocurrencia del entonces secretario del PSOE en Castilla y León, Óscar López, de convocar a los medios al amanecer del 22 de abril de 2010 en un recóndito lugar de la sierra segoviana “para contaros algo importante para mí, para mi partido y creo que de verdad para toda Castilla y León”. Y allí, en el mirador de Piedras Llanas, a 1.488 metros de altura, estaban a las 7:30 horas los sufridos “enviados especiales” para ser testigos del trascendental acontecimiento.

Embutido en una camiseta con el lema “Puro Cambio”, el madrileño López, que en septiembre de 2008 había sucedido al leonés Ángel Villalba al frente de los socialistas de Castilla y León, anunció solemnemente lo que iba de suyo y todo el mundo daba por descontado: su intención de encabezar el cartel socialista en las elecciones autonómicas a celebrar en 2011. Afortunadamente, el que suscribe no fue designado para cubrir esa convocatoria “informativa”: de haberlo sido, estaría aún acordándome de algún antepasado de quien el colega burgalés Juan Vicente Velasco tiene catalogado como el político de los cinco acentos: Óscar López Águeda Agudín Martín.

Mañueco saludando ayer en Villalar al exalcalde Calvo Casasola

Viene lo anterior a propósito del intempestivo madrugón (valga la redundancia) al que somete cada 23 de abril el presidente de la Junta desde que el PP, durante la etapa de otro Juan Vicente, éste Herrera de apellido, decidió restablecer el vínculo con Villalar de los Comuneros que José María Aznar había dinamitado en1988. 

 La cita solía ser hacia las 9 de la mañana con la excusa de que el presidente tenía que asistir después en Alcalá de Henares a la entrega del premio Cervantes. Pero ayer Alfonso Fernández Mañueco adelantó su presencia a las 8, no sé sí porque la villa complutense está más lejos que antes o porque, por increíble que parezca, su coche oficial respeta escrupulosamente las limitaciones de velocidad. Sea como fuere, Mañueco obligó al madrugón a los resignados periodistas y al numeroso séquito de dirigentes del PP de Valladolid y altos cargos de la Junta convocados para arroparle durante su visita relámpago a la localidad comunera. Una visita que cuatro horas después, en su alocución ante el monolito comunero, el secretario autonómico del PSOE, Luis Tudanca, calificaba de “clandestina”.

Tres ministros en la campa.- En la tradicional ofrenda floral socialista, el que fuera primer presidente de la Junta, Demetrio Madrid, demostró que sigue muy lúcido y que no ha perdido la memoria, recordando, en alusión al nuevo ninguneo aplicado por el gobierno autonómico, que Villalar sufrió y superó peores embates de una derecha que nunca se ha identificado con el espíritu de esta celebración. 

Ofrenda floral del PSOE

 Aunque al que suscribe lo que más le llamó la atención de la ofrenda socialista fue la encendida intervención de la ministra de Igualdad, Ana Redondo, que desde el papel jugado por María de Pacheco y otras heroínas comuneras, reivindicó los derechos de la mujer ante el rearme del machismo mas casposo que cogobierna, sin ir más lejos, en esta desdichada comunidad autónoma.

 A más de uno le sorprendería que el otro ministro vallisoletano presente en la ofrenda, Óscar Puente, no tomara la palabra. Pero fue porque dos horas antes el exalcalde de Valladolid y secretario provincial del PSOE había compartido con el alcalde de Villalar, Luis Alonso Laguna, el “canto a la esperanza” ante el monolito. Puente deploró este nuevo desapego institucional de un símbolo de la comunidad y de las libertades, y después, en declaraciones a los medios, se despachó como acostumbra con el PP y Vox. Tampoco faltó a la cita la exdelegada del Gobierno y actual directora general de Protección Civil, Virginia Barcones, que sigue siendo la vicesecretaria general del PSCL. Barcones tuvo ocasión de comprobar lo mucho que se la echa de menos por estos lares.

Sira Rego y Unai Sordo ayer en Villalar

Además de los ministros de Transportes e Igualdad, otra integrante del gobierno Sánchez, la titular de Juventud e Infancia, Sira Rego, hizo acto de presencia ayer en Villalar. Rego no llegó a tiempo de participar en la ofrenda floral de IU, pero sí de asistir a la entrega en la carpa de la coalición del premio Villalar de los Comuneros al pueblo palestino, reconocimiento simbólico que recogió el secretario primero de la Embajada de Palestina. Ni que decir tiene que la ministra, con raíces palestinas, realizó un rotundo alegato contra el genocidio del que esta siendo objeto la población de Gaza. Y una exministra, Irene Montero, protagonizó la oferta floral de Podemos, cuyo secretario autonómico, Pablo Fernández, esta vez no se escaqueó de acudir a Villalar.

 Aparte de los mencionados, el máximo dirigente de Comisiones Obreras, Unai Sordo, oriundo de la localidad vallisoletana de Castronuño, acompañó al secretario autonómico, Vicente Andrés, en el acto celebrado en la carpa del sindicato. Sordo calificó de “nefasto” el gobierno PP-Vox en Castilla y León, que además de reducir a la mínima expresión el Diálogo Social, sigue empeñado en dejar morir por inanición al Servicio de Relaciones Laborales (SERLA).

Otras organizaciones y grupos de todo pelaje, desde partidos como Tierra Comunera o Izquierda Castellana, a entidades como Amnistía Internacional, estuvieron presentes en la campa. Aunque lo mas conmovedor fue el pequeño tenderete montado por Ciudadanos, cuyo antiguo máximo dirigente en la comunidad, el expresidente de las Cortes, Luis Fuentes, hoy reconvertido en alto cargo de la Junta de ignota función, cuenta entre sus grandes logros con el de haber iniciado la operación de derribo de la antigua Fundación Villalar. Sorprendente, por el contrario, la dimensión de la carpa instalada por "Resaca Castellana", el grupo ultra que congrega a seguidores radicales del Burgos C.F. y al que pertenece el agresor del joven vallisoletano fallecido el pasado 24 de febrero cuando participaba en una despedida de solteros en la capital burgalesa.

Manifestantes leonesistas este 23 de abril en León
 Estratagema fracasada.-  Puede afirmarse que la estratagema de la Junta de "contraprogramar" Villalar organizando actos simultáneos en las nueve capitales de provincia no restó en absoluto ni afluencia ni brillantez a la celebración de Villalar. A la postre para lo único que ha servido tan artera maniobra ha sido para evidenciar el alto grado de rechazo que suscita la actual configuración autonómica entre la población leonesa. El lumbrera del PP que propuso esta estratagema para contentar a Vox no cayó en la cuenta de la reacción que podía desencadenar en León, donde el sentimiento leonesista va mucho más allá de la Unión del Pueblo Leonés y viene siendo compartido por el sector del PSOE que lidera el propio alcalde de la capital, José Antonio Díez. El fiasco ha sido tal que los hosteleros leoneses se negaron a participar en las casetas y los grupos musicales no se prestaron a ser contratados. Como se diría en gacería, una “brengada” en toda regla.

 Y un último apunte: Muy en consonancia con el ninguneo institucional, la televisión autonómica privada concesionaria de la única licencia concedida por la Junta, que además la financia con veintitantos millones de euros de vellón anuales, no ha tenido a bien este 23 de abril realizar ninguna programación especial desde Villalar de los Comuneros. Cuestión de prioridades. Prioridades políticas, claro está.

 (Publicado en elDiario.es Castilla y León)


viernes, 19 de abril de 2024

La trastienda/ 23 de abril, variaciones sobre el mismo tema


Ante este 23 de abril tengo la sensación de asistir a la reposición de una película proyectada en el siglo pasado. O dicho de otra forma, ante variaciones sobre el mismo tema. 

Carlos Pollán en un acto de Vox
Ya estaba tardando Vox en obligar al PP a socavar, aunque fuera solapadamente, la concentración en Villalar de los Comuneros, una convocatoria que lógicamente produce urticaria en una ultraderecha que, de identificarse con algo, sería más bien con la figura del Emperador que ordenó pasar por el cadalso a los capitanes comuneros. El año pasado, el presidente de las Cortes, el “moderado” Carlos Pollán, presidente nato a la sazón de la Fundación Castilla y León, heredera bastarda de la primitiva Fundación Villalar, tuvo las santas narices de no aparecer por la carpa oficial que la institución que preside instaló en la campa de la localidad comunera. El teórico anfitrión decidió no estar en casa el día que tenía que recibir a los invitados. Con un par.

Aunque, forzado por Vox, el PP de Alfonso Fernández Mañueco ha roto ya varios de los consensos básicos de comunidad establecidos durante las presidencias de Juan José Lucas Juan Vicente Herrerael actual presidente no puede desvincularse de Villalar de la forma que lo hizo en su momento José María Aznar, quien, aprovechando unos lamentables incidentes que tiñeron de luto la celebración, poco menos que criminalizó la convocatoria. Se sacó de la manga entonces una celebración oficial itinerante por las nueve provincias que tuvo como soporte la entrega de los premios Castilla y León.

Mañueco en Villalar el pasado año
 Y esta misma estratagema ha sido  recuperada de alguna manera por el PP para contentar a Vox decidiendo “descentralizar” el 23 de abril con una programación -más exacto sería, decir contraprogramación- con actos en las nueve capitales de provincia. Eso sí, Mañueco se lavará la cara con la clásica visita relámpago a Villalar a primera hora de la mañana, intempestiva hora que antes Herrera y ahora él tienen la suerte de poder justificar gracias a su obligada asistencia esa misma mañana al acto de entrega del premio Cervantes en Alcalá de Henares, que además recogerá este año el leonés Luis Mateo Díez, compañero de terna de sus paisanos José María Merino Juan Pedro Aparicio en “El filandón” y otras andanzas literarias. (Deliciosa la intervención de Mateo Díez en el acto celebrado por la segoviana Academia de San Quirce en el 85 aniversario de la muerte de Antonio Machado).
La entrega de los premios Castilla y León se ha celebrado este año nada menos que cinco días antes del 23 de abril, lo que ha dado lugar a que algún periodista malicioso, que alguno queda, haya relacionado tanta antelación con el propósito de no perturbar el ocio a la legión de cargos públicos de la comunidad para los que la celebración del Día de Castilla y León no es otra cosa que un puente festivo previo al posterior del Primero de Mayo.

Aparte de apuntarse a la moda de utilizar impropiamente la palabra “némesis”, se han conocido discursos más sesgados y partidistas de presidentes de la Junta que el que leyó el pasado jueves Fernández Mañueco en la entrega de estos últimos Premios Castilla y León. Pero el hecho es que el atribulado líder de la oposición socialista, Luis Tudanca, encontró el momento para anunciar la decisión del PSOE de abandonar la Fundación Castilla y León, entendiendo que viene siendo instrumentada al servicio del blanqueamiento político de la extrema derecha. Decisión tan justificada como tardía que han secundado inmediatamente Comisiones Obreras y UGT, que no pintaban nada en un chiringuito instrumentado por un partido que ha dinamitado el Dialogo Social y no ceja en el intento de acabar como sea con el Servicio de Relaciones Laborales (Serla).

Tudanca y Cendón con Pedro Sánchez por medio
 Desde la presidencia de dicha Fundación, Pollán ha dado nuevas vueltas de tuercas al proceso iniciado por su antecesor, el inefable “ciudadano” Luis Fuentes, que, aunque no pudo cargarse la Fundación Villalar, como era su intención, consiguió cambiarla de nombre y desnaturalizarla. Y en estas va el PP y con la excusa de la conmemoración en 2030 del VIII Centenario de la unión de los reinos de Castilla y León promueve desde la Junta la creación de una nueva Fundación centrada en la “divulgación de la historia y las señas de identidad de la comunidad autónoma”, que es exactamente el principal fin estatutario de la Fundación Castilla y León. Con razón dice un perspicaz amigo mío que la inmensa mayoría de las fundaciones públicas en realidad no son fundaciones sino fundiciones (de dinero publico). A lo que añado yo que otra buena parte de las privadas son utilizadas para el blanqueo de dinero, la elusión fiscal y la promoción social de sus promotores.

 Volviendo al 23 de abril, mientras la Unión del Pueblo Leonés (UPL) ha decidido repartir silbatos para pitar los actos programados por la Junta en la capital del Bernesga, el PSOE leonés ha aparecido proponiendo una segunda fiesta oficial de la comunidad que tendría lugar cada 18 de abril para conmemorar la celebración en 1188 en la basílica de San Isidoro de la primera reunión de Cortes de Castilla y León. 

La propuesta es coherente con la posición oficial de los socialistas leoneses, que sostiene que esta comunidad autónoma está integrada por dos regiones diferenciadas (el sector crítico, que lidera el alcalde de la capital, José Antonio Díez, secunda sin reservas la posición de la UPL a favor de la segregación del antiguo Reino de León como comunidad autónoma). La iniciativa ha sido presentada conjuntamente por el secretario del PSOE leonés, Javier Alfonso Cendón, abierta y públicamente enfrentado a Tudanca, y por su número dos, Nuria Rubio, recientemente defenestrada por el secretario autonómico de su puesto en la dirección del grupo parlamentario socialista de las Cortes.

El alcalde de Villalar ante el monolito comunero
Visto todo lo cual, el que suscribe, que en los últimos años no ha acudido a Villalar, este ha decidido aceptar la invitación de su cabal alcalde, Luis Alonso Laguna, y darse una vuelta por la villa y la campa, que, por mucho que les pese a algunos, siguen siendo, amén de una seña de identidad, un símbolo de las libertades que a esos les sigue costando asumir y otros suprimirían en cuanto se les presentara la menor ocasión.

elblogdepedrovicente@gmail.com