Datos personales

Mi foto

Cuando abrí este blog llevaba 30 años ejerciendo el periodismo en Castilla y León, todo ese tiempo siguiendo la actualidad politica regional y, en particular, las andanzas de las instituciones autonómicas. Una excitante experiencia que, después de un paréntesis técnico, vuelvo a compartir con quienes se dejen caer por aquí.

lunes, 19 de enero de 2015

El expolio de las Cajas (XXIX): Las millonarias pellas de Arribas y Llamas

Ya se sabe que se toma su tiempo y bien lo estamos comprobando en el caso de las denuncias en curso sobre las presuntas actuaciones delictivas en las extintas Cajas de Ahorro de Castilla y León. Más de un año y medio ha tardado en ser llamado a declarar el ex presidente de Caja Burgos, José María Arribas, denunciado, al igual que el resto del antiguo Consejo de Administración, por un presunto delito de administración desleal.


 Tras unas diligencias previas en las que la fiscalía apreció indicios de delito, el caso pasó hace un año al Juzgado de Instrucción nº 2 de Burgos, cuya titular, María Dolores Fresco, tomó la pasada semana declaración al ex presidente de la caja burgalesa. El meollo de la denuncia, presentada en su día por Unión Progreso y democracia (UPyD), no es otro que el trato de favor recibido por las empresas del propio Arribas, que entre 2.005 y 2.010 se beneficiaron de 45 operaciones de crédito, aval o garantía por un montante de 34 millones de euros. Una de dichas sociedades, Indasa, siguió recibiendo crédito cuando se encontraba en pérdidas millonarias y al borde un proceso concursal que posteriormente concluyó con su liquidación, dejando una deuda de 12 millones de euros con la entidad.

José María Arribas, a las puertas del juzgado
Aparte de las insuficientes garantías con que se habrían concedido dichos créditos, UPyD cifra en 1,3 millones de euros la ventaja obtenida por las empresas de Arribas gracias a las condiciones preferenciales de las operaciones denunciadas.  “He dicho todo lo que sabía y he aclarado todas las dudas que pudieran existir”, declaró el imputado a su salida del Juzgado. Supuestas aclaraciones que lógicamente no han convencido al partido denunciante, que estuvo representado por Andrés Herzog, el mismo abogado está al frente de la querella sobre Bankia y de las denuncias presentadas asimismo por UPyD sobre Caja Segovia.

 Además de pedir que se extienda la imputación al conjunto del antiguo Consejo de Administración, Herzog solicitará la declaración del ex director general, Leoncio García, a fin de aclarar otro de los hechos denunciados: las retribuciones irregulares percibidas por Arribas y otros consejeros -entre ellos el ex vicepresidente primero, Ángel Ibañez, vicealcalde de Burgos- en el año 2011. En la declaración también salió el relucir el prestamo concedido por Caja Navarra al ex presidente de Caja Burgos justo mientras ambas entidades negociaban su integración en Banca Cívica, grupo posteriormente absorbido Caixa Bank.

 Coincidiendo con esta comparecencia judicial, el Partido Castellano (PCAS) ha instado al presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, a que solicite el cese de Arribas como presidente de Eficanza, la empresa adjudicataria del Hospital de Burgos, concesión por la que percibe de la Consejería de Sanidad un canon anual de 71 millones de euros.

Santos Llamas saludando al presidente de la Junta
 Pero para trato de favor a un presidente, el recibido por el empresario leonés Santos Llamas, catapultado en 2006 a la presidencia de Caja España mediante una candidatura conjunta apoyada por PP, PSOE, UPL y UGT. De ello da buena cuenta el informe jurídico elaborado por el Banco de España a instancias de la fiscalía de León, encargada de las diligencias previas abiertas tras la denuncia presentada hace mas de tres años por IU ante el  Tribunal Superior de Justicia.

  Tras apreciar indicios de “administración desleal” en Caja España y Caja Duero, las diligencias pasaron al Juzgado de Instrucción nº 5 de León, cuya titular, Rocío González, ha citado el próximo jueves a declarar al perito del Banco de España que examinó las operaciones de crédito o aval de las que se beneficiaron las empresas de Llamas.

A tenor de lo publicado la pasada semana por “ElMundo de Castilla y León”, el informe del banco supervisor resulta concluyente. Operaciones concertadas entre Caja España y su presidente por un importe de 67,9 millones de euros no fueron calificadas de riesgo pese a la morosidad de las empresas destinatarias. Se refinanciaron sin exigir nuevas garantías, no se reclamaron intereses ordinarios pendientes de pago, no se observó el limité del 60 por ciento el valor de tasación del suelo ni el plazo máximo de dos años… Según el informe, el grupo empresarial de Llamas también fue objeto de trato de favor por parte de Caja Duero, que a partir de abril de 2009 le concedió refinanciación por importe de 8,8 millones de euros, a pesar de su “insolvencia manifiesta” y contra el criterio del analista de riesgos de la entidad entonces presidida por Julio Fermoso.

Miguel Ángel Sánchez Plaza y Manuel Escribano
 Por si fuera poco lo anterior, el Banco de España estima que precisamente por su condición de moroso, y de acuerdo con la Ley de Cajas de Castilla y León, Llamas incumplía los requisitos para ser consejero de Caja España al menos desde enero de 2009. 
Sin embargo, ejerció de presidente hasta octubre de 2010 y permaneció como consejero de Caja España-Caja Duero hasta octubre de 2012, sin que la consejería de Economía -que por otra parte dio su preceptivo visto bueno a todas las operaciones presuntamente irregulares- advirtiera dicha anomalía.

 Mientras tanto, en las últimas semanas han aflorado asimismo nuevos datos sobre las millonarias prejubilaciones con las que la cúpula directiva de Caja Segovia abandonó la entidad. Nueve días antes del traspaso del negocio a Bankia, a la misma hora que los niños del colegio de San Ildefonso cantaban los premios del sorteo de Navidad de 2010, la Comisión de Retribuciones, el Consejo de Administración y la Comisión de Control ratificaban el régimen de prejubilaciones de los directivos. Y para garantizar las correspondientes pólizas Caja Segovia  ingresó antes del 31 de diciembre en la cuenta de la aseguradora Caser mas de 27 millones de euros, cerca de 6 correspondientes a la prejubilación del hasta entonces director general, Manuel Escribano.
Y aún más: UPyD ha revelado la pasada semana que, entrado ya 2011, se transfirieron a la misma aseguradora otros dos millones de euros destinados a incrementar las pólizas de prejubilación del sucesor de Escribano, Miguel Ángel Sánchez Plaza, y del ex secretario del Consejo, Antonio Tapias. Suma y sigue.