Datos personales

Mi foto

Cuando abrí este blog llevaba 30 años ejerciendo el periodismo en Castilla y León, todo ese tiempo siguiendo la actualidad politica regional y, en particular, las andanzas de las instituciones autonómicas. Una excitante experiencia que, después de un paréntesis técnico, vuelvo a compartir con quienes se dejen caer por aquí.

viernes, 24 de julio de 2015

El despiporre de los nombramientos

Que durante los pasados 24 años de mayoría absoluta, el PP de Castilla y León ha gobernado la Junta con la mentalidad del que administra su propio cortijo es algo que no ofrece mucha discusión. Y si, después de perder esa mayoría, algún ingenuo se había creído el acto de contrición y propósito de enmienda de Juan Vicente Herrera, los hechos han demostrado en muy poco tiempo que esa mentalidad no solo persiste, sino que ha alcanzado nuevas cotas que parecían inimaginables.


De Diego Durántez, De Santiago -Juárez y López de la Cuesta
 El primer gesto de "absolutismo” en esta nueva etapa fue ese extravagante anuncio presidencial de que el portavoz del grupo parlamentario popular, Carlos Fernández Carriedo, asistiría regularmente a las reuniones del Consejo de Gobierno. Pero más allá de ese intento de perversión democrática, donde se han batido todos los records de desfachatez ha sido en el nombramiento de la tropa de altos cargos y asimilados. Todo un baile de recolocaciones, ascensos y repescas que, unidos a determinadas confirmaciones, produce rubor democrático.

Máximo ejemplo, como no, ha vuelto a ser el de la consejería de Presidencia, a la que vuelven las dos directoras generales, María de Diego Durántez y Marta López de la Cuesta, a las que José Antonio de Santiago-Juárez había dejado colocadas en las listas electorales cuando él pensaba aterrizar en la presidencia de las Cortes. 
Como sea que luego ha habido cambio de planes y la mano que mece la cuna-diván del presidente sigue siendo imprescindible en el colegio de la Asunción, ni corto ni perezoso De Santiago-Juárez ha vuelto a recuperar a las susodichas, eso sí, ascendiendo a ambas a la categoría de viceconsejeras. Con un par. Una deja el escaño de procuradora y la otra la concejalía del ayuntamiento de Valladolid y aquí paz y después gloria. ¡Con los panegíricos que les dedicó “L’Osservatore herreriano” cuando dejaron las direcciones generales para presentarse como candidatas a las elecciones del 24 de mayo…!

María José Salgueiro
Pero además, para no dejar a nadie en la estacada, la hasta ahora viceconsejera María José Salgueiro, a la que se daba por amortizada, ha sido nombrada nueva Delegada del Gobierno en la Comunidad, cubriendo la vacante producida tras el efímero paso por el cargo de Juan Carlos Suárez Quiñones, el ahora consejero de Fomento y Medio Ambiente. A su vez, el subdelegado del Gobierno en Valladolid, Jorge Llorente, apenas tres meses después de su nombramiento, se larga a una dirección general de la consejería de Agricultura…

 ¿Y qué decir de la repesca de Virginia Arnaiz, otra vez Jefa del Gabinete del Presidente, cargo al que, después de 14 años, había renunciado para presentarse a las elecciones autonómicas como número tres de la lista del PP por Burgos?  Ya me dirán si no es un auténtico despiporre.

Rafael López Iglesias
No añadiré nada a lo ya comentado por "El topillo" sobre el ascenso a la Gerencia Regional de Salud (SACYL) de Rafael López Iglesias, el hasta ahora responsable del complejo hospitalario de Salamanca.

Y como se veía venir, Herrera mantiene en los mismos cargos a los tres directores generales (José Manuel Jiménez, José Armando Baeta y Carlos Martín Tobalina) imputados en el caso de los multimillonarios pelotazos urbanísticos perpetrados en Arroyo y Portillo a costa de las arruinadas empresas publicas Gesturcal y ADE Parques.

 Confirmados asimismo una semana antes los dos secretarios generales (Javier de Andrés Guijarro y José Rodríguez Sanz-Pastor) imputados en el mismo caso, la sorpresa sería que no se mantuviera en su puesto al sexto alto cargo imputado, que no es otro que Pablo Trillo, el delegado territorial en Valladolid. Mientras tanto, la Junta no sabe qué hacer con Begoña Hernández, la viceconsejera de Economía y ex presidenta de las mencionadas empresas públicas, sobre cuya continuidad se está librando un pulso entre la “superconsejera” Pilar del Olmo y el ex consejero Tomás Villanueva.

Y el que sigue blindado ante cualquier contingencia es el director general de Carreteras, Luis Alberto Solís, quien ya está a las órdenes de su quinto consejero. Llegado al cargo en 1995 de la mano de Jesús Merino, había sobrevivido, uno tras otro, a José Luis González Vallvé, José Manuel Fernández Santiago y Antonio Silván. El ex juez decano de León  Suárez-Quiñones, también lo considera imprescindible. ¡Hasta ahí podía llegar la "renovación"...!. De regeneración, mejor no hablamos.