Datos personales

Mi foto

Cuando abrí este blog llevaba 30 años ejerciendo el periodismo en Castilla y León, todo ese tiempo siguiendo la actualidad politica regional y, en particular, las andanzas de las instituciones autonómicas. Una excitante experiencia que, después de un paréntesis técnico, vuelvo a compartir con quienes se dejen caer por aquí.

martes, 6 de febrero de 2018

Al PP no paran de crecerle los enanos

 Si  la cuesta de enero suele hacérsele interminable a millones de españoles -no digamos a los 63.747 (1.030 de ellos castellano-leoneses) que han perdido su empleo el pasado mes- el PP en general, y el de esta comunidad en particular, no veían llegada la hora de cambiar la hoja del calendario. Ha sido ciertamente un enero bastante “horribilis” para las huestes populares.


 A los aciagos episodios acaecidos desde su fiasco electoral en Cataluña se han añadido en Castilla y León elementos que agudizan la crítica situación del partido que lleva más de 30 años apalancado en la Junta. El éxito de la “marea blanca” y la insostenible situación del consejero de Sanidad, Antonio Sáez, han puesto de relieve, no ya la sensación de fin de ciclo que rodea al Ejecutivo autonómco, sino el gran handicap político en que se ha convertido la bicefalia entre el presidente-estorbo de un gobierno zombi y el candidato in péctore del PP a la presidencia de la Junta.

Fernando Rey y Milagros Marcos
 Por si fuera poco, y aunque algún periódico empeñado en arruinar su prestigio no se haya enterado, en las postrimerías del mes volvía a la actualidad el “caso Caja España”, con la citación judicial de 13 ex consejeros -la mayor parte de ellos del PP- en tanto se remite al Tribunal Supremo la actuación referente al decimocuarto, que no es otro que el ex presidente de la Diputación de Zamora y actual número tres nacional del partido, Fernando Martínez MailloY por si todavía no fuera suficiente, a los populares les estalla el esperpéntico episodio -al que ese mismo diario ha puesto sordina hasta que se ha visto salpicada la Junta- protagonizado por el cavernario alcalde de Pajares de la Laguna.

  La reacción ante este último episodio también es digna de analizar, ya que mientras el PP formalmente ha condenado el montaraz escrito dirigido al Senado por ultramontano edil -no podía hacer otra cosa, cuando el presidente provincial del partido y de la Diputación salmantina, Francisco Javier Iglesias, para colmo es senador- la consejera portavoz de la JuntaMilagros Marcos, contemporizaba sobre los ex abruptos vertidos por Juan Antonio Benito de Dios, sosteniendo que no afectaban a su condición de director de un colegio público de Salamanca. 

Y en menos de 24 horas la atolondrada portavoz de la Junta se veía desautorizada por el consejero de Educación, Fernando Rey, quien, como no podía ser de otra forma, ponía en marcha el procedimiento al que por otra parte le habían instado expresamente PSOE y Podemos. Una prueba más de la descomposición de un gobierno zombi en el que cada cual intenta salvar la cara por su cuenta. (Supongo que un demócrata tan pulcro como Rey, profesoral articulista en el diario “El País”, debe de andar espantado ante la casposidad provinciana del partido del que se ha hecho afín).

Francisco Vázquez
 Lo peor es que caía la hoja del calendario y no parece que febrero comience de la forma más propicia para los populares El sábado se daban cita en la comunidad Pedro Sánchez y Albert Rivera, protagonizando sendos actos en Valladolid y Salamanca en medio de una clamorosa inactividad del PP, incapaz siquiera de contraprogramar mediáticamente dichas presencias.
Y a los finos analistas y estrategas de María de Molina (sede regional del partido) no se les ocurre otra cosa que sacar al secretario autonómico, Francisco Vázquez, afirmando que “el PP es el partido de Castilla y León y los demás son delegaciones que mandan gente aquí”. Arrea. Ahora va a resultar que el PP se equipara a la Unión del Pueblo Leonés o la antigua Tierra Comunera (actual Partido Castellano) y no depende de ninguna estructura jerárquica ajena a esta comunidad. A lo mejor no nos hemos enterado y el candidato a la presidencia de la Junta y  los candidatos a las alcaldías de las capitales de provincia ya no se nombran directamente desde la calle Génova... En fin…

 Con este panorama se celebra esta semana el primer pleno de las Cortes del nuevo periodo parlamentario de sesiones, en el que al presidente de la Junta le esperan las correspondientes preguntas de la oposición (PSOE, Podemos y Grupo Mixto) y la de su vergonzante sostén parlamentario (Ciudadanos). Y no es casual que mientras Luis Tudanca y Pablo Fernández pondrán a Juan Vicente Herrera frente a la pesadilla en que se ha convertido para él la consejería de Sanidad, los naranjas eludan ese peliagudo problema que tan de cabeza trae tanto al PP como a la Junta.

Añadir leyenda
Como tampoco es casualidad que el partido naranja no apoyara la convocatoria de la exitosa “marea blanca” del 20 de enero, ni que en ningún momento haya pedido la dimisión del consejero Sáez, como tampoco la pidió en su día con ocasión del desaguisado de las suspensión de las oposiciones de Enfermería. 
Es más, al minarete regional de Ciudadanos, también conocido como “la banda los cuatro de los cuatro”(FuentesYáñezGonzález y Vicente) no le ha hecho ni pizca de gracia que el diputado al Congreso por Valladolid, Francisco Igea, haya contribuido lo suyo a poner en la picota a Sáez, al ser quien desveló el chusco episodio de que era el autor intelectual, si es que no el autor material, del escrito firmado por jefes de servicio y otros cargos de libre designación del Sacyl.

  El susodicho “minarete” considera a Igea -miembro de la dirección nacional de Ciudadanos y máximo responsable del partido en materia sanitaria- un obstáculo para los continuos manejos internos del cuarteto, que recela de su eventual candidatura a la presidencia de la Junta, algo que por otra parte no debería extrañar a nadie siendo, como es el diputado, el mandatado para elaborar el programa electoral con el que Ciudadanos concurrirá a las próximas elecciones autonómicas. Máxime cuando, tal como señalamos aquí semanas atrás, Igea cuenta con el aval y respaldo de alguien tan influyente ante Albert Rivera como Luis Garicano, el profesor vallisoletano convertido en gurú económico del partido naranja. No han tocado todavía directamente poder y se comportan ya con resabios tan viejunos o más que los que llevan 30 años apalancados en la Junta.


elblogdepedrovicente@gmail.com      5-Febrero-2018