Datos personales

Mi foto

Cuando abrí este blog llevaba 30 años ejerciendo el periodismo en Castilla y León, todo ese tiempo siguiendo la actualidad politica regional y, en particular, las andanzas de las instituciones autonómicas. Una excitante experiencia que, después de un paréntesis técnico, vuelvo a compartir con quienes se dejen caer por aquí.

viernes, 9 de marzo de 2018

El 8-M de "El topillo"

He conseguido que Pedrouve, por un día y sin que sirva de precedente, me ceda su apreciada tribuna para comentar sin las limitaciones de mi constreñido espacio lo intensamente que ha vivido “El topillo” la histórica  jornada del 8 de marzo.


 Mientras en el Colegio de la Asunción  se reunía el Consejo de Gobierno -que preside, cuando no se escaquea a causa de algún viaje de incógnito, Juan Vicente Herrera-, con asistencia, faltaría más, de las cuatro consejeras, en las Cortes tenía lugar una jornada sobre “El papel determinante de la mujer en el municipalismo” que resultó mucho entretenida de lo que a priori cabía esperar.

Fachada de las Cortes iluminada en la noche del 8-M
 El discurso de apertura, a cargo de la presidenta de la Cámara, Silvia Clemente, no tuvo nada que envidiar al que hubiera pronunciado cualquier política situada a la izquierda del PP, hasta el punto de que la siguiente oradora, la vicepresidenta socialista de las Cortes, Ana Sánchez, se quejó entre líneas de que la máxima responsable de la institución parlamentaria hubiera copado casi todo el argumentario.

Tras Clemente y Sánchez intervino la tercera mujer y representante de Ciudadanos en la Mesa de las Cortes, Belén Rosado, quien por primera vez improvisó un discurso que, eso sí, no se prolongó más allá de los 4 o 5 minutos. Llegó el turno entonces del único orador masculino, el alcalde de Palencia, Alfonso Polanco, invitado en función de su cargo de presidente de la Federación Regional de Municipios y Provincias.

 A Polanco se le vio más perdido que a Paquirrín en una biblioteca. Tras expresar sus dudas -pronto se comprobó que justificadas- sobre si estaría a la altura de las circunstancias, transitó por terrenos muy resbaladizos, dejando de manifiesto las dificultades que tiene el PP para entender el concepto de feminismo. Después abundó en todo tipo de tópicos y simplezas para resaltar el avance de la mujer en la vida pública, lo que le valdría un posterior “zasca” por parte de una de las participantes en la mesa, la socialista Carmen Mallo, alcaldesa del municipio leonés de Murias de Paredes.

Alfonso Polanco y Ángeles Armisén
 Si sus múltiples ocupaciones se lo permiten (también es diputado provincial, cargo que nunca había ocupado un alcalde de la capital palentina), a Polanco no le vendría nada mal que la presidenta de la Diputación y del PP palentino, Ángeles Armisén, también participante en la mesa de ayer, le instruyese con algunas nociones básicas  sobre como tratar la cuestión del feminismo.

Pero el “zasca” de la alcaldesa Mallo a Polanco, a quien otro compromiso impidió quedarse al coloquio, no fue nada al lado de otros dos que salieron desde el auditorio. El primero de ellos, dirigido a la ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Dolores Montserrat, corrió a cargo de la alcaldesa socialista de Olivares de Duero (Valladolid), Raquel Sánchez Villorejo, quien afirmó que Montserrat -y, como ella, cualquier otra mujer- no hubiera llegado a ser ministra de no ser por la existencia del movimiento feminista.

 Y la cosa no quedó ahí, ya que a continuación una concejala del PP, Susana Domínguez, se declaró feminista sin ambages ni reservas de ninguna clase. Domínguez es la única mujer entre los 11 miembros que componen la corporación municipal de Palazuelos de Eresma (Segovia).
 El programa concluyó con un oportuno homenaje póstumo a la socialista Eloisa Álvarez Oteo, la primera mujer que accedió a la alcaldía de Soria (1999-2003) y quien también fue procuradora de las Cortes, diputada del Congreso y senadora por la circunscripción soriana. En el acto no hubo representación de Podemos, disconforme con su convocatoria.

 Ya por la tarde, la presidenta de la Comisión de Familia e Igualdad de Oportunidades, María Ángeles García Herrero, presidió, con dos pares y en ausencia de los procuradores del PSOE, Podemos e IU, la reunión convocada 48 horas antes y que a la postre fue la única actividad estrictamente parlamentaria celebrada el 8-M, ya que la Comisión sobre los sobrecostes del Hospital de Burgos finalmente fue suspendida. (La versión oficial sobre esta suspensión es que el compareciente citado, el economista Miguel Jerez, comunicó a última hora que le resulta imposible asistir. Sin embargo, otra versión sería que el presidente de la comisión, Salvador Cruz, del PP,  forzó dicha incomparecencia tras caer en la cuenta de que 4 de los 7 miembros (los de PSOE, Podemos e IU) no iban a asistír, con lo que no habría quórum y el grupo popular iba a hacer el ridículo).

Manifestación del 8-M en Valladolid
 La comisión de Familia despachó en poco más de una hora tres proposiciones no de ley presentadas por Ciudadanos, una de las cuales fue defendida -todo un papelón- por la antes mencionada Belén Rosado. También se cubrieron de gloria las demás procuradores del PP, especialmente la burgalesa Irene Cortés, directora general de la Mujer entre 2011 y 2013, y la portavoz adjunta del grupo, la berciana Mar González Pereda, cuyo comportamiento en defensa de la mujer ya dejó mucho que desear con ocasión del caso Nevenka, ocurrido cuando ella era concejala del PP en Ponferrada.

 Para mayor inri, García Herrero, alcaldesa de Carbonero el Mayor (Segovia), no asistió al acto municipalista celebrado en las Cortes por la mañana, al que sí acudieron varias alcaldesas del PP segoviano, como la de Navafría, Carmina Lobo, que formó parte de la mesa, o la de Abades, Magdalena Rodríguez, y concejalas como la ya citada Susana Domínguez o la de La Losa Sara Dueñas, a su vez delegada de Cultura y Juventud en la Diputación de Segovia. 

 Total que cuando quiso acabar la extemporánea Comisión de Familia se había hecho la hora de asistir a la manifestación del 8-M convocada en Valladolid, en la que “El topillo” pudo resarcirse  de tanta institucionalidad. Sin entrar en guerra de cifras, a ojo de buen roedor la convocatoria congregó más gente que la “marea blanca” regional provocada por el consejero de Sanidad el pasado 20 de enero, con la diferencia de que en esta última se dieron cita manifestantes de toda Castilla y León.

 “El topillo” anduvo escrutando a ver si por un casual localizaba por allí a los tres altos cargos de la Junta que habían anunciado que secundarían por la tarde al paro laboral del 8-M. Pero salvo que acudieran disfrazados, y no era carnaval, ni rastro de la consejera Alicia García, de la directora general de la Mujer, Esperanza Vázquez, y del gerente regional de Servicios Sociales, Carlos Raúl de Pablos. Este último se ahorró pancartas como la de Yo no he salido de tu costilla, tú has salido de mi coño”, irrebatible evidencia biológica que mucho me temo que hubiera perturbaido sus castos oídos. Es lo que tiene asistir a manifestaciones feministas.


El topillo  9 Marzo 2018