Datos personales

Mi foto

Cuando abrí este blog llevaba 30 años ejerciendo el periodismo en Castilla y León, todo ese tiempo siguiendo la actualidad politica regional y, en particular, las andanzas de las instituciones autonómicas. Una excitante experiencia que, después de un paréntesis técnico, vuelvo a compartir con quienes se dejen caer por aquí.

martes, 6 de marzo de 2018

La bicefalia se resquebraja y la oposición huele la sangre

No hacia falta especial perspicacia para augurar que la bicefalia que rige en el PP de  Castilla y León desde la pasada primavera estaba abocada a ser una fuente de conflictos. Había venido siendo pacífica mientras nada presagiaba que el partido gobernante en España y en esta comunidad autónoma fuera a entrar en la fase de crisis en que se halla sumido desde el descalabro sufrido en las elecciones catalanas y la inmediata extensión del “efecto Arrimadas” al conjunto del territorio nacional.


 A partir de ese punto de inflexión, el desalojo de Juan Vicente Herrera del Colegio de la Asunción y su relevo por el presidente del PP de Castilla y León y candidato “in péctore” a la presidencia de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, ha pasado a ser cuestión prioritaria. Mañueco necesita cuanto antes ser investido presidente y desprenderse del actual “gobierno zombi” -en el que tan solo emiten signos de vida propia los dos consejeros independientes, Juan Carlos Suárez-Quiñones y Fernando Rey- para contrarrestar el auge de Ciudadanos, que amenaza con dejar al PP a muchos escaños de la mayoría absoluta en el próximo Parlamento de la Comunidad.

Alfonso Fernández Mañueco y Antonio Sáez
 En ese nuevo escenario, con el aparato autonómico del partido suspirando por que Herrera se eche a un lado, era cuestión de tiempo que empezaran a saltar chispas entre ambos polos. Y por si el campo electromagnético no estuviera de por sí cargado, ha habido quien se ha afanado en provocar el primer cortocircuito que ha hecho saltar los plomos. No podía ser otro que el achicharrado consejero de Sanidad, Antonio Sáez, definitivamente convertido en un gran lastre electoral para el Partido Popular.

 Una provocación en toda regla.- Así cabe calificar la medida impuesta por el SACYL de obligar a pacientes de las listas de espera quirúrgicas del complejo hospitalario salmantino a desplazarse a Palencia para ser intervenidos en el Hospital Río Carrión. A poco que se conozcan los antecedentes, dicha medida, que ya delata por sí misma un claro desajuste en las plantillas hospitalarias, ha de considerarse como una auténtica provocación.

Durante la anterior Legislatura, Salamanca fue la provincia más crítica con la gestión sanitaria de la Junta, protagonizando varias y multitudinarias “mareas blancas” contra la actuación del entonces gerente provincial del SACYL, Rafael López. Una conflictividad que puso en el consiguiente brete político tanto al alcalde de la capital y entonces secretario autonómico del PP como al presidente provincial del partido y de la Diputación salmantina, Javier Iglesias.

 Así las cosas, tras las elecciones autonómicas de 2015, Herrera confirma en el cargo a Sáez y este remodela su equipo ascendiendo a la Gerencia Regional de Salud a López, lo que ya de por sí constituye toda una bofetada a Mañueco, Iglesias y a los miles de salmantinos participantes en las “mareas blancas”. Y es con estos antecedentes cuando llega el Sacyl y pretende aligerar la lista de espera quirúrgica del complejo hospitalario salmantino obligando a parte de sus pacientes a operarse en hospitales de otras provincias, alguna ni siquiera limítrofe, caso de la de Palencia.

Imagen de una de las "mareas blancas" de Salamanca
 ¡Y todavía hay quién se sorprende de la moción propuesta por el grupo popular y aprobada de forma unánime por la Diputación de Salamanca oponiéndose a dicha medida y censurando la “errónea” gestión sanitaria de la Junta! Una moción respaldada lógicamente por Mañueco, quien, preguntado al respecto, no ha dudado en afirmar “que ahora que hay más recursos (sanitarios), da la sensación de que están desordenados”.

 La indignación de la cúpula del PP de Castilla y León con el consejero de Sanidad es ya incontenible. No es para menos. Mientras el presidente y precandidato del partido trata de paliar los desaguisados de Sáez celebrando reuniones con los principales estamentos del sector, el consejero sigue haciendo de los suyas sin que nadie le pare los pies. No me siento cuestionado”, declaraba, así con un par, la pasada semana preguntado por la moción de la Diputación salmantina.

 Podrá atrincherarse Herrera en el Colegio de la Asunción, pero la situación de Sáez es absolutamente insostenible, sin que se comprenda que parte del “absolutamente insostenible” no entiende el presidente de la Junta. A no ser que él, la mano que mece su cuna-diván y demás adláteres estén en la estrategia de ocasionar deliberadamente el mayor daño electoral posible al PP de Fernández Mañueco, algo que, conociendo la catadura política que se gastan, no es en modo alguno descartable.

El increible traspiés de la consejería de Economía.-  Si a ello se añade la incompetencia/negligencia de otros consejeros/as “zombis” de la Junta, como la demostrada respecto a los llamados “papeles de Bruselas”, se comprende que Mañueco y su entorno estén bajo el síndrome de la fatídica Ley de Murphy. Como ya les ha contado “El topillo”, la consejería de Economía  ha protagonizando un despiste monumental al remitir al Juzgado de Instrucción nº 2 de Valladolid -que investiga los pelotazos de la “Perla Negra" y los terrenos de Portillo, así como otros pufos asociados- documentación sobre facturas y gastos de la antigua sede de la Junta en Bruselas que en ningún momento el juez instructor había solicitado. (El magistrado había requerido únicamente el contrato de arrendamiento del palacete que albergó la sede de marras).

Sede de la antigua "embajada" de la Junta en Bruselas


 Amén del despilfarro en el funcionamiento de dicha “embajada”, el traspiés de la consejería que dirige Pilar del Olmo ha permitido al digital diario.es -convertido por mor de la periodista Laura Cornejo en azote de la corrupción del gobierno Herrera- abundar en la estrecha conexión entre los principales casos investigados judicialmente, en todos los cuales aparece como elemento nuclear de la trama el ex director de Excal, Alberto Esgueva
Todo ello mientras la comisión constituida en las Cortes para investigar todos esos casos -Perla Negra, terrenos de Portillo, pufos asociados y trama eólica- sigue bloqueada por decisión unilateral del grupo popular, que se sirve de un infumable Reglamento para imponer su voluntad frente a todas las demás fuerzas parlamentarias (que en conjunto suman 220.000 votos más que el PP).

 Al margen del escarnio que supone el bloqueo de esa comisión, la oposición parlamentaria ha olido sangre en la resquebrajada bicefalia del PP y lógicamente se ha puesto a hurgar en la herida. El presidente Herrera tendrá que responder este martes en el pleno de las Cortes a la pregunta que le ha formulado el socialista Luis Tudanca sobre “si la Sanidad de Castilla y León esta desordenada”. Y a continuación le espera otra del portavoz de Podemos, Pablo Fernández, sobre “la gran cantidad” de sentencias judiciales contrarias acumuladas por la Junta, la enésima y última de las cuales ha sido la del Tribunal Superior de Justicia anulando las polémicas unidades de gestión clínica promovidas en los hospitales del Sacyl por el nefasto tándem Sáez-López.

Lo dicho: la fatídica Ley de Murphy persigue a la mal avenida bicefalia que comparten (los dos muy a su pesar) Herrera y Mañueco. ¿Qué será lo siguiente?