Datos personales

Mi foto

Cuando abrí este blog llevaba 30 años ejerciendo el periodismo en Castilla y León, todo ese tiempo siguiendo la actualidad politica regional y, en particular, las andanzas de las instituciones autonómicas. Una excitante experiencia que, después de un paréntesis técnico, vuelvo a compartir con quienes se dejen caer por aquí.

lunes, 11 de mayo de 2015

Mayoría en el filo de la navaja

 Decíamos hace una semana que había que esperar a nuevos sondeos electorales que arrojaran alguna luz sobre la gran incógnita de las elecciones autonómicas en Castilla y León: Si el PP, aunque sea por los pelos, las vuelve a ganar por mayoría absoluta, o, si por el contrario, se queda en el umbral de ella, no consiguiendo los 43 procuradores que marcan esa frontera. Por descontado se da que Juan Vicente Herrera seguirá presidiendo la Junta. Pero no será lo mismo que lo haga en minoría, viéndose obligado a pactar con otros grupos y sometido al control político de las Cortes, o que mantenga el “rodillo parlamentario” para seguir haciendo y deshaciendo a su absoluto antojo.


Juan Vicente Herrera y Luis Tudanca
 Y en los últimos días han aparecido nuevos sondeos sobre intención de voto en las autonómicas. En el caso del realizado por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), lo de “nuevo” hay que ponerlo entre comillas. El trabajo de campo (las encuestas) está realizado entre el 23 de marzo y el 19 de abril, antes de que se destapara el escándalo de los parques eólicos, la trama que ha colocado a Castilla y León en el ojo del huracán de la corrupción política. Es tan desfasado que se hizo cuando el otro Rafael Delgado, el de la UPyD, todavía era candidato a la presidencia de la Junta y antes de la UPL nombrara el suyo.

 Si se dice que todos los sondeos son la instantánea fija de un momento determinado, la que ofrece el CIS está completamente rebasada por la realidad. Sus datos son básicamente coincidentes con el sondeo de Sigma Dos publicado en abril por la agencia Ical, cuyo trabajo de campo se realizó entre el 12 y 24 de marzo. Mientras éste último, dejaba en duda la mayoría absoluta del PP, atribuyéndole entre 39 y 43 procuradores, el CIS le adjudica 43 o 44, convirtiendo con ello a Castilla y León en la única comunidad autónoma en el que los populares revalidarían su actual mayoría absoluta.

 El sondeo del CIS apenas recoge el importante corrimiento de voto que se ha producido en las últimas semanas entre el electorado dispuesto a castigar el bipartidismo. Podemos, que había tendido sus redes de arrastre en ese gran caladero electoral, se ha visto sorprendido por la eclosión de Ciudadanos, convertido en su máximo competidor en la captación de ese voto de castigo. Y el duelo entre el coletudo Iglesias y el atildado Rivera se está decantado claramente a favor del segundo, mucho mas en una comunidad sociológicamente tan conservadora como Castilla y León.

Luis Fuentes, candidato de Ciudadanos
A principios de abril ya se veía venir esa trayectoria inversa de los emergentes. Y los dos últimos sondeos publicados así lo constatan. Mientras el de Ical y del CIS situaban a Ciudadanos y Podemos en una situación pareja en cuanto a porcentaje de voto y número de escaños -ambos en torno a una decena de procuradores-, el que publicó el pasado jueves “El Mundo de Castilla y León” detecta claramente la escalada electoral del primero en detrimento del segundo. El sondeo, realizado entre el 22 y 30 de abril, registra el desinfle de Podemos, que, con una intención de voto ya de un 7,3 por ciento, vería reducido tan solo a cuatro su numero de escaños. Por el contrario, Ciudadanos, con un 12,8 por ciento de voto, contaría con 10 procuradores.

Lo sorprendente de esta encuesta, realizada justo después de que estallara la trama eólica, es que el PP, no solo no retrocede, sino que progresa en intención de voto hasta el 44,3 por ciento (el CIS lo situaba en el 40,9 y Sigma Dos en el 39,6), porcentaje que le proporcionaría una mayoría absoluta de 44 escaños. No sucede lo mismo en el sondeo publicado este domingo por “El Norte de Castilla”, en el que el PP baja hasta el 38,9 por ciento de los votos, lo que vuelve a dejar en el alero su mayoría absoluta, al situar su número de escaños entre 39 y 43.

Esta última encuesta, realizada entre el 27 de abril y el 6 de mayo, atenúa la caída de Podemos, al que atribuye una intención de voto del 10,4 y entre 6 y ocho escaños, mientras eleva al 13,2`por ciento la de Ciudadanos, que obtendría entre 10 y 12 procuradores. Por su parte, el PSOE de Luis Tudanca se quedaría con 22 o 23 escaños, por encima de los 20-21 que le concedía el sondeo del CIS y por debajo de los 24 pronosticados por el de “El Mundo”. Y en lo único que coinciden todos es que IU mantendrá su escaño por Valladolid y la UPL el suyo por León.

 Descontada la "cocina" que aderezan los sondeos, mi  impresión es que la mayoría absoluta del PP está en el filo de la navaja. Ciudadanos, el partido que está capitalizando su desgaste, no ha tocado techo y, si llega a alcanzar el 15 por ciento de los votos, Herrera y los suyos van a tener muy difícil llegar a los 43 procuradores. 
Manifestación en defensa de la minería del carbón
Aunque, según la encuesta del CIS, solo el 7,4 por ciento de los castellano-leoneses señalan la corrupción como el principal problema que les preocupa, el poso que ha podido dejar el escándalo de la trama eólica sigue constituyendo un serio motivo de preocupación para el PP.

  Y otra vía de agua que tiene en ascuas al partido gobernante es el conflicto del carbón y su estallido en plena campaña electoral. El burdo intento de sortear el problema con un parche de última hora que desactive las movilizaciones convocadas a partír de hoy no ha dado resultado. Después de que el gobierno Rajoy haya abocado al sector a su desaparición, sin que la Junta haya sido capaz de evitarlo, los mineros no se están dejando engatusar por los señuelos cortoplacistas con los que el PP pretende salir del apuro e irse electoralmente de rositas en las cuencas mineras de la comunidad.

Aparte de su repercusión en el resultado de las elecciones autonómicas, un fuerte retroceso electoral en El Bierzo y Laciana puede poner en peligro su mayoría en la Diputación de León, donde, si se levantaran las alfombras. no tardaría en comprobarse que lo que ha aflorado a través de la “operación Púnica” no es mas que la punta de un iceberg que sigue permaneciendo oculto.