Datos personales

Mi foto

Cuando abrí este blog llevaba 30 años ejerciendo el periodismo en Castilla y León, todo ese tiempo siguiendo la actualidad politica regional y, en particular, las andanzas de las instituciones autonómicas. Una excitante experiencia que, después de un paréntesis técnico, vuelvo a compartir con quienes se dejen caer por aquí.

lunes, 1 de febrero de 2016

El lapsus de Herrera y la carta de Tudanca

  Vino, habló y se hizo un espeso silencio. Así podría resumirse el fugaz paso por Valladolid de Mariano Rajoy, quien acudió el pasado viernes a presidir una junta directiva extraordinaria del Partido Popular de Castilla y León. Extraordinaria pero sin otro punto en el orden del día que los discursos del presidente nacional del partido y de su forzado telonero, el presidente autonómico, Juan Vicente Herrera.


 Rajoy no venía a nada relacionado con Castilla y León. Venía exclusivamente a hablar de lo suyo, esto es, de lo chungo que tiene lo de seguir en La Moncloa. Las posibilidades de que otro candidato del PP consiga ser investido presidente del Gobierno son hoy por hoy extremadamente remotas; las de que lo sea Rajoy son absolutamente inexistentes. 
Maillo, Herrera y Rajoy el pasado viernes 
Él es el primero en saberlo, pero se niega a tirar la toalla porque ello significaría renunciar al verdadero clavo ardiendo que le queda: volver a ser candidato de su partido si al final se repiten las elecciones, lo cual, visto el panorama, sería la salida más favorable para el PP.

 “Que nadie se preocupe, el momento llegará”, dijo Mariano, dando por hecho que a Pedro Sánchez le doblarán el brazo y no tendrá otro remedio que entrar por el aro de permitir que el PP siga gobernando. Pero ese intento de levantar el ánimo del alicaído auditorio -la legión de cargos públicos que integra la junta directiva autonómica- cayó en saco roto. No solo porque la credibilidad del presidente del PP está por los suelos, incluso entre los suyos. Más allá de eso porque, por mucho que Felipe González y otros ilustres del pasado y el presente socialista estarían dispuestos a ello, “indultar” a Rajoy -asediado, para más inri, por una corrupción inacabable- sería el suicidio político del PSOE. Y a eso no está dispuesto el conjunto del partido y mucho menos Sánchez, quien acaricia la opción de ser presidente del Gobierno si consigue cuadrar el círculo que supone pactar con Podemos.

“Lo que haga el PP lo decide el PP”, dejó dicho, a modo de Pero Grullo, Mariano en Valladolid en lo que se ha interpretado como un mensaje dirigido a Ciudadanos, por si Albert Rivera se estuviera planteando condicionar cualquier posible acuerdo a la retirada previa del propio Rajoy. En un partido presidencialista hasta no decir nunca basta, en realidad el único que decide en el PP es el presidente. Y Rajoy no se resigna a pasar a la historia como el único presidente que, habiendo completado un primer mandato, no consigue ser reelegido para un segundo. Pero una vez que el Comité Federal del PSOE ha vuelto a dejar meridianamente claro que en ningún caso facilitará un gobierno del PP, queda confirmado que su única esperanza es que se vuelvan a convocar elecciones

Después de la convención, relajado vino en Valladolid
Entretanto, a la espera de los acontecimientos, toda la estructura orgánica del partido escenifica un cierre de filas con un líder que se haría un favor a sí mismo y a sus compañeros de partido si admitiera que su turno y él han caducado. Y ahí está Juan Vicente Herrera -el mismo que le recomendó mirarse al espejo- ofreciéndole el respaldo unánime de todo el partido en Castilla y León. No tengas ninguna duda”, enfatizó el presidente autonómico en un lapsus que le delató. ¿Por qué habría de tener alguna duda Rajoy? Evidentemente porque sabe lo distante que es su relación con Herrera; y no tanto por los conocidos agravios de varios de sus ministros al gobierno de la comunidad como por su negativa a ceder al presidente de la Junta el “dedazo” sobre su sucesión, herida agudizada con la sal del nombramiento del zamorano Fernando Martínez Maillo como número de tres en Génova.

 A nadie se le oculta que el presidente de Castilla y León y su entorno confían -por no decir suspiran- en que se cierre cuanto antes la etapa de Rajoy y el congreso nacional del partido elija a otro líder, a ser posible el gallego Alberto Núñez Feijóo, que permita a Herrera manejar a su antojo su sucesión tanto en el partido como en la presidencia de la Junta. Una doble pretensión que en estos momentos no cuenta ni con el placet de Génova ni con el de la mayoría de los presidentes provinciales del PP.

Luis Tudanca
 Personalmente, no he tenido nunca claro a quien votó Luis Tudanca en las primarias ganadas por Sánchez en julio de 2014, en las que los socialistas burgaleses, de los que era entonces era secretario provincial, se decantaron mayoritariamente a favor de Eduardo Madina. Pero desde que es secretario autonómico, Tudanca ha venido estando en plena sintonía con Ferraz, que por otra parte le apoyó activamente en su duelo con Julio Villarrubia. La hipoteca de ese apoyo no ha sido otra que el refrendo de Óscar López como senador autonómico de Castilla y León, escaño que a su vez permitió a Sánchez promocionar a la portavocía del Senado a su antiguo compañero del “clan de los pepinillos”. 

 Al margen de tales antecedentes, lo cierto es que el secretario del PSCL-PSOE comparte con pleno convencimiento la estrategia diseñada desde Ferraz para hacerse con La Moncloa, hasta el punto de que, según algunas informaciones, fué el propio Tudanca quien sugirió a Sánchez la posibilidad de jugar la carta de someter a votación de la militancia los eventuales pactos de gobierno, la gran baza jugada por el secretario general para sortear las resistencias de otros barones territoriales a un acuerdo con Podemos. Una carta que, dicho sea de paso, tiene el efecto de pasar la presión al partido de Pablo Iglesias, partido que por otra parte a estas alturas puede que ya no tenga tan claro que le interese repetir las elecciones.

 Pendiente la negociación entre Sánchez e Iglesias, el pleno de las Cortes de Castilla y León vota esta semana la ampliación de la Mesa de la Cámara aparcada desde noviembre a causa de la ruptura unilateral por parte del PSOE del pacto alcanzado en su día conjuntamente con PP, Podemos y Ciudadanos. Un simple roce entre PSOE y Podemos, elevado por Tudanca a la categoría de agresión, fue el argumento socialista para dar por roto el pacto. La confirmación de dicha ruptura ante el pleno de la Cámara no sería la mejor contribución de los socialistas de esta comunidad para allanar el camino del acuerdo de gobierno que se pretende fraguar en Madrid. No es el momento de otra afrenta como la que mandó a los diputados de Podemos al gallinero del Congreso.