Datos personales

Mi foto

Cuando abrí este blog llevaba 30 años ejerciendo el periodismo en Castilla y León, todo ese tiempo siguiendo la actualidad politica regional y, en particular, las andanzas de las instituciones autonómicas. Una excitante experiencia que, después de un paréntesis técnico, vuelvo a compartir con quienes se dejen caer por aquí.

lunes, 24 de octubre de 2016

De espaldas a la militancia

   “Al PSOE no le quedan pies donde dispararse”, rezaba hace unos días una viñeta periodística. Y no cabe duda de que, lejos de abandonar la dinámica autodestructiva que acabó con su primer secretario general elegido directamente por la militancia, el partido salió del Comité Federal de ayer tan fracturado, si es que no más, que el día anterior. Y no solo añadiendo el lastre que supone franquear la investidura de Mariano Rajoy, sino habiendo consumado el divorcio existente entre sus propias bases y el nuevo bloque dirigente que, siguiendo los designios de Susana Díaz, ha decidido hacer y deshacer en el partido con manifiesto desprecio hacia ellas.


 Fiel reflejo de ese divorcio y desprecio ha visto la postura mantenida por la mayoría de los 19 representantes del Partido Socialista de Castilla y León en el Comité Federal, doce de los cuales -exactamente los mismos que el 1 de octubre votaron contra Pedro Sánchez- han avalado con su voto la abstención que el próximo sábado consagrará a Rajoy en la presidencia del Gobierno. 


Antonio Plaza y  Óscar López: Eran otros tiempos
No se tiene noticia de que ninguna de las decenas de asambleas celebradas por las agrupaciones locales socialistas a lo largo y a lo ancho de la comunidad fuera partidaria de dicha abstención. Todo lo contrario: la inmensa mayoría, si es que no su totalidad, se han manifestado con un "no", casi siempre rotundo, a un gobierno del PP.

 Tan rotunda opinión de la militancia no ha sido óbice ni cortapisa para que más de las dos terceras partes (son 19, pero hubo dos ausencias) de la representación del PCL-PSOE en el Comité Federal hayan respaldado esa abstención. Particularmente bochornosa es la actitud de alguno de esos representantes, caso del secretario provincial del PSOE en Zamora, Antonio Plaza, quién como ya hiciera el 1 de octubre, se ha pasado por el forro en Ferraz lo acordado por la agrupación local a la que pertenece. Plaza, cómplice de los muchos desmanes internos y máximo responsable orgánico de la debacle del PSOE zamorano, ha añadido una nueva infamia política a su deplorable hoja de servicios.

 Pero no ha sido el único. “El topillo” dudaba de que las dos representantes salmantinas en el Comité Federal, Rosa López y Elvira Vicente, que habían votado contra Sánchez, apoyaran la abstención. Más que nada porque habían asistido, como dos militantes más, a la asamblea de la agrupación socialista “Jaime Vera”, que en la noche del pasado jueves se manifestó rotundamente en contra de una abstención que permitiera la investidura de Rajoy.  Duda injustificada. La senadora López y la ex concejala Vicente, ambas pertenecientes a la Ejecutiva provincial que encabeza Fernando Pablos optaron por seguir la consigna de éste en lugar de atenerse a lo acordado en la asamblea.

Soraya Rodríguez, Luis Tudanca y Ana Sánchez
Lo de la diputada por Valladolid y a la sazón presidenta del PSCL-PSOE, Soraya Rodríguez, se daba por descontado. Si ya el pasado 1 de octubre ignoró olímpicamente el acuerdo de la Ejecutiva Autonómica -que en la víspera había avalado sin ningún voto en contra las propuestas de Pedro Sánchez- nada hacia presumir que a Rodríguez le fuera a importar una higa el clamor de los socialistas vallisoletanos contra la abstención. No solo eso, sino que además fue una de las dos voces de Castilla y León -la otra fue la del alcalde y secretario provincial del PSOE en Soria, Carlos Martínez- que se sumaron al coro abstencionista. 

Rodríguez no se cortó un pelo en defender lo contrario que el secretario provincial del partido en Valladolid, Javier Izquierdo, una de las tres voces castellano-leonesas -las otras fueron el secretario autonómico, Luis Tudanca, y el senador por la comunidad Óscar López- que se dejaron oír en el Comité contra la abstención. (Estos tres últimos junto a la zamorana Ana Sánchez y el burgalés Ander Gil han sido los únicos que se han mantenido en el no a Rajoy).

 Tampoco era de esperar que los dos representantes abulenses, el diputado y alcalde de Cebreros, Pedro J. Muñoz, y la alcaldesa de Navarrevisca, Leticia Sánchez, se fueran a desmarcar del bloque “susanista” al que se incorporaron en el pasado Comité, máxime cuando la gestora que mantiene secuestrada la vida orgánica de los socialistas abulenses había rehuido la convocatoria de asambleas. A Muñoz y a Sánchez les ha resbalado que la senadora socialista por Ávila, los dos procuradores en las Cortes y la portavoz en el ayuntamiento de la capital se manifestaran públicamente en contra de la abstención.

José Blanco y Tino Rodríguez
 Queda ahora por ver si los nueve diputados del Congreso elegidos en Castilla y León (uno por provincia) acatan sin objeciones la abstención aprobada por la mayoría del Comité Federal. Seis de ellos -los de León, Valladolid, Salamanca, Soria, Ávila y Segovia- hacen semanas que tienen asumido merendarse ese sapo. Mucho les va a costar adecuar el estómago a la burgalesa Esther Peña, a la palentina Mari Luz Martínez Seijo y a la zamorana Mar Rominguera.

 Así las cosas, aunque todavía no se haya visualizado en ninguna votación, en el ámbito autonómico la fractura socialista es patente tanto a nivel orgánico como institucional. Desde la Ejecutiva Autonómica -en el pecado lleva Tudanca la penitencia de haber tragado con Soraya Rodríguez como presidenta- al grupo parlamentario de las Cortes, del que forman parte dos de los secretarios provinciales alistados al bando “susanista”, el citado Fernando Pablos y el leonés Tino Rodríguez, ayer especialmente feliz al ver como su mentor político, el ahora eurodiputado José “Pepiño” Blanco, recuperaba galones al ser el elegido para presidir el Comité Federal.

Todo esto cuando posiblemente hoy mismo sean registradas en Ferraz las más de 90.000 firmas de militantes de toda España solicitando la convocatoria urgente de un congreso federal del partido precedido de la correspondiente convocatoria de primarias para elegir nuevo secretario general. Alrededor de 5.000 de dichas firmas -lo que viene a ser la mitad de los afiliados en la comunidad- han sido recogidas en Castilla y León. Por si quedaba alguna duda sobre el manifiesto divorcio existente entre la militancia y el nuevo bloque dirigente que se ha arrogado el derecho a decidir de espaldas a ella.

elblogdepedrovicente@gmail.com