Datos personales

Mi foto

Cuando abrí este blog llevaba 30 años ejerciendo el periodismo en Castilla y León, todo ese tiempo siguiendo la actualidad politica regional y, en particular, las andanzas de las instituciones autonómicas. Una excitante experiencia que, después de un paréntesis técnico, vuelvo a compartir con quienes se dejen caer por aquí.

jueves, 6 de noviembre de 2014

Primarias en ambiente enrarecido

Mientras el PP de Castilla y León mantiene aparcada cualquier decisión sobre sus candidaturas municipales -bastante tiene con capear el temporal de la “operación Púnica”, cruzando los dedos para que no salte el cordón sanitario aplicado en la Diputación leonesa- los socialistas afrontan a lo largo del mes de noviembre el proceso de primarias que completará su plantel de candidatos a las principales alcaldías de la comunidad y consagrará a Luis Tudanca al frente del cartel socialista a la presidencia de la Junta.


Tudanca anunciando ayer su candidatura
 Justamente el de ayer fue el día elegido por Tudanca para anunciar su candidatura, que en su caso constituye una mera formalidad, ya que resulta evidente que, tras su elección como nuevo secretario autonómico, nadie va a competir con él en esa carrera. No cabe opción alternativa y por lo tanto el burgalés será proclamado candidato a la presidencia de la Junta sin necesidad de que la militancia se pronuncie al respecto el próximo 30 de noviembre, lo que por otra parte hubiera servido para comprobar el grado de respaldo con el que cuenta entre las bases tras el congreso del pasado 18 de octubre.

 Reciente aún la dura resaca de ese congreso, las primarias municipales llegan en medio de un ambiente bastante enrarecido y, aunque nadie lo reconozca, se presentan en determinadas plazas como una “segunda vuelta” del pulso mantenido hasta septiembre entre los dos bloques enfrentados por el control del partido en Castilla y León. El caso mas paradigmático es el de Valladolid, donde, tal como estaba previsto, el secretario de la agrupación local y presidente del grupo municipal socialista, Óscar Puente, se va a medir mano a mano con el ex subdelegado del Gobierno, Cecilio Vadillo, baluarte del sector critico provincial alineado con Julio Villarrubia. Un duelo de incierto pronóstico, habida cuenta del ajustado equilibrio de fuerzas entre oficialistas y críticos en Valladolid capital, donde la pugna  Villarrubia-Tudanca se saldó prácticamente con un empate a votos.

Otro escenario donde se van a dirimir fuertes diferencias internas es el de León capital, donde es conocido el enconado enfrentamiento entre el secretario de la agrupación local, José Antonio Díez, cabeza visible del sector critico, y el secretario provincial, Tino Rodríguez. Descontado que Díez, portavoz municipal, iba a optar a la candidatura a la alcaldía, estaba por ver que alternativa presentaba el sector oficialista. La elegida ha resultado ser Yolanda Arias, quién formó parte del personal de apoyo del grupo municipal justamente hasta que Díez se hizo cargo del mismo y decidió prescindir de sus servicios.

Tino Rodriguez y José Antonio Díez
 Pero si hay un sitio en el que las primarias municipales le pillan de cerca al secretario autonómico del PSOE es en Burgos, donde, al igual que en León, hace tiempo que la agrupación local de la capital no sintoniza con la dirección provincial. El secretario local y portavoz municipal, Luis Escribano, se ha retirado de la contienda dejando paso a la concejala Esther Peñalba, que fué precisamente quien disputó a Tudanca la secretaria provincial en el congreso celebrado en 2012. Peñalba tendrá enfrente al ex concejal Daniel de la Rosa, miembro de la ejecutiva provincial.

 Iniciado el plazo para la recogida de avales, que concluye el próximo día 17, de momento en Palencia, Salamanca y Zamora solo se ha anunciado una única candidatura. 
Miriam Andrés y Heliodoro Gallego
Tras la renuncia del ex alcalde Heliodoro Gallego, la secretaria provincial del PSOE y actual senadora, Miriam de Andrés, mano derecha de Villarrubia, ha dado el paso para encabezar el cartel municipal en la capital palentina, sin que se vislumbre ningún otro posible candidato alternativo. Más extraño es que en Salamanca no le haya salido competencia al actual portavoz municipal, Enrique Cabero, otro declarado fiel del anterior secretario regional. Aunque han sonado algunos nombres -entre ellos el de Toribio Plaza, miembro de la ejecutiva provincial y amigo personal de Pedro Sánchez- hasta ahora nadie ha salido a la palestra.

 En Zamora, el ex director provincial del INSS, José Luis Gómez, candidato oficioso de la ejecutiva provincial, tampoco tiene de momento contrincante. El sector crítico, agrupado ahora en la corriente Izquierda Socialista, esta sopesando si presenta o no candidato, ya que el llamado a serlo, Manuel Fuentes, actual portavoz municipal, no ha decidido aún si dará el paso. Según la coordinadora provincial de dicha corriente, Pilar de la Higuera, están a la espera de conocer el censo “para valorar si un candidato no oficialista puede participar en las primarias en igualdad de condiciones”.

 Aplazadas las primarias en Ávila por decisión de la ejecutiva federal, del resto de los municipios en que están convocadas primarias la mayor incertidumbre radica en Ponferrada, donde ha flotado sobre el ambiente la posible “repesca” del actual alcalde, Samuel Folgueral, quien abandonó el partido a raíz de la polémica moción de censura que le llevó al cargo. 
 Folgueral y Marqués antes de la moción de censura 
Tanto la agrupación local como la dirección provincial nunca han hecho ascos al posible regreso del hijo pródigo, quien, sabedor de ello,  se ha estado dejando querer. Pese a las previsibles reticencias de Ferraz, el propio Tudanca llegó a sugerir dicha posibilidad. El problema es que Folgueral no puede presentarse a las primarias porque no es militante, por lo que su eventual “repesca” solo sería posible si no concurre nadie al actual proceso y la designación del candidato a la alcaldía queda aplazada hasta más adelante. A salvo de tan rocambolesca operación, entre los “nominados” para asumir la candidatura aparece la procuradora Angela Marqués.

 Mientras tanto, en Ávila el aplazamiento de las primarias -decisión compartida, si es que no inducida, por la ejecutiva autonómica- ha puesto en pie de guerra al sector crítico del partido, que no comprende que se prolongue el “estado de excepción” decretado en el PSOE abulense, regido por una gestora nombrada el pasado mes de junio. Los críticos no solamente reclaman la celebración de primarias como en el resto de España, sino que se convoque el congreso provincial que normalice la situación del partido.
 El ex secretario provincial y portavoz en la Diputación, Tomás Blanco, ha anunciado su intención de pedir amparo a los tribunales para que se convoque dicho congreso, al tiempo que ha acusado al sector oficialista de haber manipulado el censo de militantes. Lejos de remitir, a la vista está que la guerra fratícida de los socialistas abulenses no ha hecho otra cosa que recrudecerse.