Datos personales

Mi foto

Cuando abrí este blog llevaba 30 años ejerciendo el periodismo en Castilla y León, todo ese tiempo siguiendo la actualidad politica regional y, en particular, las andanzas de las instituciones autonómicas. Una excitante experiencia que, después de un paréntesis técnico, vuelvo a compartir con quienes se dejen caer por aquí.

lunes, 22 de junio de 2015

Herrera, fin de ciclo

Cuatro semanas, cuatro, se cumplen este martes desde que el presidente en funciones de la Junta, Juan Vicente Herrera, se autocuestionó como candidato a una nueva investidura. Y hace una desde que el pasado lunes, tras designar a los tres representantes del PP en la Mesa de las Cortes, anunciara que en 48 o 72 horas despejaría su futuro. No ha sido así.

Rajoy, Maillo y Cospedal en una imagen de archivo
Probablemente, Herrera había calculado que en ese plazo Mariano Rajoy tendría cerrado el reajuste en el gobierno y los cambios anunciados en la cúpula del PP. Sin embargo, del reajuste ministerial sigue sin haber rastro. Lo que se producía, justo en ese limite de las 72 horas, era el comité ejecutivo nacional del PP en el que Rajoy incorporaba a la segunda línea de mando de Génova a cuatro nuevos vicesecretarios. Y entre ellos dos notables del PP de Castilla y León: el diputado por Ávila Pablo Casado y el presidente provincial del partido y de la Diputación de Zamora, Fernando Martínez Maillo, sucesor de Carlos Floriano en la vicesecretaría de Organización. Sobre el ascenso de Maillo me remito a lo que comentaba el pasado viernes “El topillo”.

  Tras su sonada rajada en “Onda Cero” y la posterior petición de dimisión del ministro de Industria, José Manuel Soria, Herrera se vio forzado a tomar la palabra en ese comité ejecutivo para reclamar una solución al problema de la minería. Lo hizo con un planteamiento ciertamente impúdico que subordina el drama social de los mineros y sus familias a la factura electoral que el conflicto ha tenido para el PP. El problema no es el de los mineros, el problema es que por no resolver el conflicto hemos perdido la mayoría absoluta.

Ya lo apuntó en un lúcido análisis (“La dignidad de Herrera”) el prestigioso periodista leones Valentín Carrera. Y le daba la razón el propio Herrera en su intervención en Génova, en la que utilizó el castigo  electoral como razón última para convencer a Rajoy, alertándole del riesgo de que en las próximas generales el PP pierda un escaño de diputado en León que quien sabe si no puede llegar a ser decisivo.

Silvia Clemente y Juan Vicente Herrera
 Con la coartada del carbón, el presidente en funciones de la Junta y candidato del PP ha estado encubriendo las verdaderas razones que le inducen a irse, expuestas aquí bajo el titulo  “Por qué quiere irse Juan Vicente Herrera”. Coartada utilizada igualmente como cortina de humo para encubrir las otras muchas causas por las que el PP de Castilla y León ha perdido 228.500 votos y 11 escaños en las pasadas elecciones autonómicas. Si en la provincia de León el PP ha perdido 42.157 votos y 3 escaños. ¿por donde se han esfumado los 186.343 votos y los otros 8 escaños?

¿Nada han tenido que ver los dos escaños perdidos en Burgos con la perplejidad ciudadana ante el multimillonario negocio privado en que la Junta ha convertido su nuevo Hospital? ¿Acaso no ha pasado factura en Salamanca la marea ciudadana ante la cerrazón de la consejería de Sanidad sobre las plantillas del complejo hospitalario? ¿Es ajeno el despilfarro de la Ciudad del Medio Ambiente a que los sorianos hayan decidido desalojar al PP de la Diputación de Soria? ¿Cree Herrera que el paisano que se le encaró en su visita electoral al centro de día de Laguna de Duero es el único pensionista indignado con el copago farmacéutico? ¿Piensa que por haber reducido a última hora el mal llamado “céntimo sanitario” los transportistas y gasolineros han ido todos a votar en masa al PP suspirando por que continué en el cargo la consejera de Hacienda, Pilar del Olmo? ¿Cree que un caso como el de la “trama eólica”, conectado con otro que ya esta judicializado, el caso Arroyo-Portillo”, no ha podido espantar a algún elector que se había creído eso de que Castilla y León no estaba en el mapa de la corrupción?

 Pase lo que pase con la minería y el ministro Soria, Herrera tiene hasta este jueves para decidir que quiere ser de mayor. El plazo ya no lo ha fijado él, sino la flamante presidenta de las Cortes, Silvia Clemente, que ese día cierra la ronda de consultas con los grupos parlamentarios para proponer al candidato a la investidura. El portavoz del grupo popular, Carlos Fernández Carriedo, tendrá que desvelar el nombre del candidato, que será elegido en primera votación gracias a Ciudadanos o a la Unión del Pueblo Leonés, con los que el PP viene negociando en paralelo no tanto que no se opongan a la investidura como su complicidad para desactivar las futuras comisiones de investigación que se aprestan a solicitar PSOE y Podemos.

Rosa Valdeón y Carlos Fernández Carriedo
 Tras el “maillazo” de Rajoy, el  único factor que puede retener a Herrera es la negativa de Rajoy y Génova a aceptar a Rosa Valdeón como sucesora, ante lo cual puede optar por quedarse provisionalmente a la espera de lo que deparen las próximas elecciones generales y el posterior congreso nacional del PP. Si se fuera ahora, el sucesor se decidirá en Madrid y no será precisamente Valdeón.

Aunque se quede, Herrera será ya un político prácticamente amortizado al frente de un nuevo gobierno condenado a ser de transición y del que ya están excluidos la mitad de los consejeros con los que inició la anterior legislatura. Recolocados -bien es verdad que no con la misma fortuna- Antonio Silván y Silvia Clemente, también se da por hecha la salida del consejero de la Presidencia, José Antonio de Santiago Juárez, no en vano el gran lastre que ha impedido a Herrera hacer a su tiempo los deberes de la sucesión.

Carriedo y Valdeón -ex consejeros ambos- serían los dos puntales de ese nuevo gobierno Herrera, en el que sobrevivirían Pilar del Olmo (12 años ya en el cargo) y los tres consejeros que lo son desde 2011: Antonio Sáez, Milagros Marcos y Alicia García. Si se tiene en cuenta que piensa compensar con una consejería a la ex presidenta de las Cortes, Josefa García Cirac, resultaría que las caras nuevas van a ser mínimas. Por aquello de las cuotas provinciales, una de ellas procederá de la provincia de León y otra de la de Burgos. Todo esto siempre que Herrera no decida finalmente tomar las de Villadiego, aunque el escenario apenas variaría si el sucesor fuera Fernández Carriedo.