Datos personales

Mi foto

Cuando abrí este blog llevaba 30 años ejerciendo el periodismo en Castilla y León, todo ese tiempo siguiendo la actualidad politica regional y, en particular, las andanzas de las instituciones autonómicas. Una excitante experiencia que, después de un paréntesis técnico, vuelvo a compartir con quienes se dejen caer por aquí.

martes, 27 de noviembre de 2012

El expolio de las Cajas (II): Abominan de LLamas y ya se desmarcan de Del Canto


 Siguiendo el calendario previsto, ayer desfiló por la Audiencia Nacional Atilano Soto, quién al menos no invocó su doctorado en Filosofía para llamarse andana sobre el abismal agujero financiero de Bankia. Soto no es además ningún novel en esto de los Consejos de Administración. En los noventa fue durante unos añitos consejero de la Azucarera Ebro, cargo remunerado anualmente con unos 20 kilos (y no de azúcar) de los de entonces.

 
Ocupó el puesto en representación de las cajas pequeñas de Castilla y León, que habían sido forzadas por la Junta a comprar acciones de Ebro, supuestamente para salvaguardar los intereses del sector remolachero. Años después, cerradas la mayoría de las azucareras y aprobada la OCM que ha reducido al sector a la sombra de lo que fué, las cajas de la comunidad -Caja España y Caja Duero tenían cada una mas de un 5 por ciento- vendieron su participación y si te he visto no me acuerdo.



Ángel Acebes, a la puerta de la Audiencia Nacional
 Pero eso es historia pasada. Sin perjuicio de lo que pueda deparar en el futuro lo de “Segovia 21”, de Soto y del que ha sido con él vicepresidente de Caja Segovia en los últimos años, Manuel Agudíez, lo que se espera ahora es que aclaren el desaguisado de los bienes hipotecados -el Torreón de Lozoya y demás- como consecuencia de la desastrosa operación inmobiliaria perpetrada por Navicoas Asturias, la sociedad participada que está en el origen del fiasco. Justo cuando la extinta caja es sustituida por la fundación que se hace cargo de la obra social es imprescindible desentrañar cuanto antes ese entuerto.
 

 El viernes pasado fue el turno del inefable Ángel "Forrest Gump" Acebes, quién, pese a haber presidido la Comisión de Auditoría, clave en la trama, salió diciendo que él poco menos que pasaba por allí, y su abogado que le habían metido "de rondón" en la querella. Ya conté en la primera entrega que Acebes llegó a Caja Madrid mucho antes que Rodrigo Rato, incorporándose en 2008 al Consejo de "Cibeles", la corporacoon financiera, de la mano de su amiga Esperanza Aguirre, con la que ha compartido mas de una jornada de golf en "Naturávila". Para rematar la faena, el ex ministro recordó que antes del naufragio él ya se había puesto a salvo buscándose un puesto en el Consejo de Iberdrola. (Que no se me olvide: Tengo que mirar como tengo el contrato con esta compañía y ver si puedo cambiarme a otra, que sepa Ignacio Sánchez Galán que el que suscribe no está por la labor de que un solo céntimo de su factura eléctica se destine a retribuír a expertos energéticos como Acebes).





Juan Vicente Herrera y Santos Llamas
Las fundaciones resultantes de la liquidación de Caja Ávila y Caja Segovia se las van a ver y desear para mantener la obra social. Ellas, que hasta hace nada repartían subvenciones a trote y moche, van a tener que solicitarlas ahora para mantener a flote el tinglado heredado. Y no es muy diferente la perspectiva de las dos grandes, Caja España y Caja Duero, que siguen en la mas absoluta de las incertidumbres.
Cada una de las cajas eran una ruina por separado y tras su fusión la ruina ya es total. Tienen que elegír entre horca o cuchillo: O pasar por las horcas caudinas de Braulio Medel y ser absorbidas, prácticamente sin condiciones, por Unicaja, o ser pasto de "nacionalización" por parte del FROB, al que deben 1.000 millones de euros.

 Ahora todos abominan del anterior presidente de Caja España, Santos Llamas, olvidando que llegó a la presidencia encabezando una candidatura apoyada simultáneamente por el PP, el PSOE, la Unión del Pueblo Leonés y la UGT. No se acuerdan de que todos los miembros de aquella "coalición" han estado representados en el Consejo de Administración, siendo por tanto corresponsables de los "autocréditos" de LLamas en esa etapa y de todo el resto de su gestión. Lo mismo que el gobierno de la comuniad, en tanto que Administración encargada de tutelar a las entidades de ahorro.
 
J.V. Herrera, Evaristo del Canto y Óscar López
Un poco mas y oiremos a la Junta  y al PSOE decír que prácticamente no conocen de nada al sucesor de Llamas,  Evaristo del Canto, cuyo nombramiento, previo visto bueno de Zapatero, fue consensuado por Juan Vicente Herrera y Óscar López, quienes lo anunciaron sin rubor mediante un comunicado conjunto. Además de presidir la Caja fusionada, Del Canto es ahora también presidente ejecutivo de CEISS, el banco -no “malo”, sino peor- constituido por las dos Cajas para administrar (?) su ruina.

  Seguramente tampoco se acordarán del consenso similar que situó en la presidencia de Caja Duero a Julio Fermoso. Cuando toque, el presente serial, que va para largo, dedicará el correspondiente capitulo a la gestión de Fermoso, repasando algunas de las brillantes operaciones aprobadas bajo su presidencia por un Consejo de Administración plagado de políticos del PP y el PSOE. Ahí estaban Javier León de la Riva (quién en etapa distinta a la de Atilano Soto representó a Caja Duero en el Consejo de Ebro), Julián Lanzarote, los sucesivos alcaldes de Soria y algún que otro personaje que me guardaré mucho de mencionar una vez que “El topillo” nos ha puesto en guardia sobre su nefasto influjo. Por hoy aquí lo dejo. 

www.elblogdepedrovicente@gmail.com