Datos personales

Mi foto

Cuando abrí este blog llevaba 30 años ejerciendo el periodismo en Castilla y León, todo ese tiempo siguiendo la actualidad politica regional y, en particular, las andanzas de las instituciones autonómicas. Una excitante experiencia que, después de un paréntesis técnico, vuelvo a compartir con quienes se dejen caer por aquí.

lunes, 11 de febrero de 2013

Nervios a flor de piel en el "mausoleo"

Entre las paredes del mausoleo de Villa del Prado la tensión se palpa últimamente. Y no es a causa del debate político, que sigue tan apagado como siempre. Tampoco por incidentes como el registrado en el último pleno, cuando los sindicalistas mineros acabaron increpando a Juan Vicente Herrera, quién  elude cualquier responsabilidad en el acelerado plan de liquidar cuanto antes el sector del carbón.


Josefa García Cirac
El ostensible nerviosismo de la presidenta de la Cámara obedece a otros motivos. Josefa García Cirac, cuya elección se asoció al supuesto propósito de dar otro aire al anquilosado Parlamento de la Comunidad, se está viendo desbordada precisamente por la viciada herencia recibida. Y no está obteniendo el apoyo de todos los suyos. Al contrario, está sufriendo el “fuego amigo” incluso de quién patrocinó su nombramiento, el intrigante José Antonio de Santiago, la mano que mece la cuna -¿o habría que decir el diván?- del presidente Herrera.

 El hecho es que de un tiempo a esta parte están aflorando las muchas prácticas viciadas que hasta ahora se mantenían ocultas, tales como los sobresueldos encubiertos de distinta naturaleza, las prebendas en especie y el espúreo destino de  parte de las subvenciones a los grupos parlamentarios. Y curiosamente alguna de esas alfombras las ha levantado la terminal mediática del citado De Santiago, quién, como anterior portavoz del grupo popular, es un cocinero que conoce muy bien esa oscura despensa.

 Un buen día de noviembre nos contó “El topillo” que Herrera y los seis consejeros que son procuradores añadían a su nómina de la Junta un sobresueldo procedente de las Cortes. Mas tarde conocimos que dicho sobresueldo lo cobraban  los 53 procuradores del grupo popular, que desviaba de esa forma al bolsillo de sus señorías aproximadamente la mitad de la subvención que recibe para sus gastos de funcionamiento.

Carmen Luis Heras
Sobresueldos de 1.500 € mensuales.- Pese a la contumaz opacidad que a fecha de hoy se sigue manteniendo sobre los ingresos de los procuradores, el abono de ese sobresueldo está completamente acreditado. Aparece negro sobre blanco en las declaraciones que antiguos miembros de la Cámara se han visto obligados a formalizar al tomar posesión como senadores o diputados.

La anterior vicepresidenta primera de las Cortes, Carmen Luis Heras, declara a su llegada al Senado haber percibido en 2.010 la cantidad de 53.460,63 € en concepto de sueldo institucional y otros 15.300 € como “honorarios grupo popular”. Y la actual diputada María Jesús Moro declara ante el Congreso haber cobrado ese mismo año 51.954,34 € como portavoz adjunta de las Cortes y 15.300 más abonados por “grupo parlamentario popular”.

Tenemos así a dos procuradoras, y ambas “liberadas” con cargo a los Presupuestos de la Cámara, que han percibido hasta irse a Madrid un sobresueldo del grupo popular por idéntica cuantía de 15.300 €. Como quiera además que el sueldo oficial que declaran es en neto -el bruto rondaba ese año los 75.000 € - se deduce que los 15.300 también son netos y corresponderían a un bruto de 18.000 anuales con un 15 por ciento de retención.


Ruiz: 101.200 euros en 2010
 Más coincidencias. La ex vicepresidenta de la Junta y ex procuradora por Soria, Jesús María Ruíz  declara en el Senado unos ingresos en 2.010 de 101.200 euros bajo el único epígrafe “Junta de Castilla y León-Cortes de Castilla y León”. Dado que el sueldo-tipo de los consejeros rondaba ese año los 80.000 €, es evidente que ahí está incluido el susodicho sobresueldo de 18.000 € brutos. Este sobresueldo, que también aparece en la declaración de la senadora Paloma Sanz Jerónimo (en este caso 18.869,57 €), explica asimismo el desfase existente entre el sueldo oficial de Juan Vicente Herrera y los ingresos que aparecen en las declaraciones de la renta aportadas al registro de las Cortes.

El que suscribe está en lista de espera para acceder a dichas declaraciones, pero quienes ya las han visto han publicado que los ingresos declarados por Herrera por “rendimientos del trabajo” fueron de 92.000 € en 2010 y de 87.000 en 2011, cuantías que no se corresponden con su nómina oficial de la Junta, que fue de 74.058  y de 68.892 €, respectivamente. Casualmente la diferencia entre ambas cifras es en ambos años de 18.000 €, justo la cuantía del estipendio del grupo popular. Blanco y en botella.

Pacto por la opacidad.- La existencia de dicho sobresueldo -dificilmente presentable ante la opinión publica, si es que no además de dudosa legalidad- es la que ha llevado primero a la Junta y después a las Cortes a tender la cortina de humo de de desviar la atención con una supuesta declaración de bienes incompleta y manipulada. Un simulacro de transparencia secundado por el PSOE, que, aunque en menor cuantía, también destina parte de la subvención oficial a sobresueldos de sus 21 procuradores no liberados.


López y Villarrubia
Entretanto siguen sin darse a conocer ni en la Junta ni en las Cortes los ingresos reales y completos de los altos cargos de la Junta y de los 84 procuradores. En lugar de pasar ese encargo a las Cortes, el impoluto  Herrera tendría que colgar en la propia web de la Junta o en la del PP sus declaraciones de la Renta y Patrimonio, exactamente como lo han hecho Mariano Rajoy o la presidenta de Aragón, Luisa Fernanda Rudí. Y el PSOE bicéfalo de Villarrubia y López, en lugar legitimar el simulacro de transparencia de la Junta y de las Cortes, exigir que se hagan públicas esas mismas declaraciones  y mientras tanto emular al extremeño Guillermo Fernández Varas  y colgarlas en la Red.

Todo este berenjenal ha desatado los nervios en el “mausoleo”. Y muy claras no deben tener las cosas cuando de repente se ha suspendido el pago del plus de transporte que venían  percibiendo los miembros de la Mesa y los portavoces de los grupos -1.800 euros mensuales-, así como otros seis procuradores liberados -1.400 €-, y que en realidad no era mas que otro sobresueldo encubierto, particularmente escandaloso en el caso de los seis que disponen de coche oficial con cargo a la Cámara (los cinco de la Mesa y el portavoz popular).
Y al mismo se ha decidido bloquear la distribución de 400.000 euros de los 3,6 millones presupuestados para subvencionar a los grupos parlamentarios. Si todo estaba en orden, ¿a qué responden estas medidas y quién las ha inducido? Dejo ahí la pregunta.