Datos personales

Mi foto

Cuando abrí este blog llevaba 30 años ejerciendo el periodismo en Castilla y León, todo ese tiempo siguiendo la actualidad politica regional y, en particular, las andanzas de las instituciones autonómicas. Una excitante experiencia que, después de un paréntesis técnico, vuelvo a compartir con quienes se dejen caer por aquí.

sábado, 15 de diciembre de 2012

Banco España-Duero: Los responsables políticos tienen nombre y apellido

 La actualidad manda y, antes de proseguir con el serial sobre el expolio -cada vez mas grave y doloso- de las Cajas de Ahorro, se impone decir algo sobre los últimos acontecimientos que rodean a Caja España-Caja Duero (hoy reconvertidas en el ruinoso Banco CEISS).




Juan Vicente Herrera y Óscar López
 He de decir que me ha sorprendido la alarma con que se ha recibido la noticia sobre la posible “nacionalización” de CEISS, ya que era una de las dos únicas opciones para salvar a una entidad técnicamente en quiebra. La otra era, o es, la absorción por el banco Unicaja aceptando las leoninas condiciones impuestas por Braulio Medel, el tiburón de las finanzas que pilota esa entidad andaluza. “Horca o cuchillo”, escribí yo aquí hace un mes, sin saber todavía que Bruselas iba a exigir a CEISS dotarse con 600 millones mas del FROB, con el que ya tenía contraída una deuda de 525 correspondiente al préstamo concedido para financiar la fusión de Caja España y Caja Duero.

 Por lo tanto, a estas alturas no sé a qué viene la sorpresa, ni tampoco el temor, ante esa posible “nacionalización”, que es la única alternativa que queda si Medel retira el flotador salvavidas de Unicaja. Otra cosa es la comprensible alarma social causada por el nuevo recorte de plantilla -mas de mil trabajadores- derivado del obligado cierre de otras 250 sucursales. Independientemente de que CEISS sea intervenido por el FROB o se entregue a Unicaja, el hecho es que asistimos a la liquidación en almoneda de los restos del naufragio de las dos principales cajas de Castilla y León.

Evaristo del Canto y Tomás Villanueva
 Y aquí no vale echar la culpa a esos mezquinos intereses provincianos que han llevado a otras cajas al desastre. No. Caja España y Caja Duero han seguido, primero por separado y  luego juntas, la estrategia marcada por la Junta, el PP y el PSOE para fortalecer “el músculo financiero” de la comunidad. Ambos partidos son responsables del proceso que ha conducido a la liquidación de las dos antiguas Cajas y lo son además bastante antes del fracasado pacto sellado en 2008 entre Juan Vicente Herrera y Óscar López, aquel “parto de Las Lomas” que pretendía integrar en un solo proyecto, “sí o sí”,  a las seis cajas de la comunidad.

 Antes de eso el propio  Herrera y el antecesor de López en el PSOE de Castilla y León, Ángel Villalba, respaldaron los acuerdos alcanzados para colocar primero a Julio Fermoso y después a Santos Llamas al frente de sendos consejos plagados de políticos de ambos partidos. Políticos  tan  connotados como Isabel Carrasco, Francisco Fernández, Fernando Martínez  Maillo, Javier García Prieto, José Francisco Martín Martínez, Artemio Domínguez o Begoña Núñez, por citar a los mas conocidos de Caja España, o Javier León de la Riva, José Antonio de Santiago-Juárez, Julián LanzaroteEmilio Melero, Enrique ClementeÁngeles Armisén, Fernando Rodríguez, Encarnación Redondo, Carlos Martínez o Cristina Vidal, por citar a los mas conocidos de Caja Duero.
 Y si no había hueco para todos en los consejos, también estaban las comisiones de control, presididas por Rosa Valdeón en Caja España y Salvador Cruz en Caja Duero… Sin olvidar a los representantes de UGT, que participaron de los mismos pactos, con su secretario regional, Agustín Prieto, a la cabeza.

Alejandro Menéndez
 Y como es conocido, fueron Herrera y López, quienes, al parecer con el aval de Zapatero, colocaron a Evaristo del Canto al frente de la caja fusionada, reconvertida ahora en el banco CEISS. En realidad Del Canto era la tercera opción manejada por el consejero de Economía, Tomás Villanueva, quién previamente tuvo que emplearse muy a fondo hasta conseguir vencer las resistencias de Caja Duero a la fusión. Antes de Del Canto, Villanueva sondeó las opciones de otros dos hombres de su confianza, José Rolando Álvarez y Alejandro Menéndez, quienes no concitaron el consenso necesario.

 Me cuenta “El topillo” que en aquellos días, durante un pleno de las Cortes, se cruzó en los pasillos con Menéndez, quién, cargado de documentación, había sido citado por Juan Vicente Herrera en su despacho en el “mausoleo”. Menéndez se quedó en el camino de la presidencia, pero ha sido uno de los dos únicos consejeros de la Caja que ha entrado en el consejo del CEISS. El otro es el ugetista, Miguel Ángel Álvarez, quién, ya le vale, asume ahora, como si tal cosa, la propuesta de eliminar otro millar de empleos en la entidad..

Miguel Ángel Álvarez
 Evaristo del Canto no reunía ni el perfil ni la talla exigible para salvar del naufragio una nave que ya se encontraba seriamente zarandeada por el temporal. En realidad ha sido y es un simple peón de la Junta, que en la práctica ha gestionado la presidencia por delegación de Villanueva, con quien ha consultado todas y cada una de sus decisiones. El resultado es que desde la llegada de Del Canto las vías de agua se han multiplicado y la nave ha quedado completamente a la deriva. Ya hemos mencionado aquí que ha perdido 4.546 millones de depósitos solamente en el primer semestre de este año y que sus créditos de dudoso o imposible cobro al sector inmobiliario se cifran en otros 1347 millones.

Una ruina que tiene unos responsables políticos muy concretos, cada uno con su cuota parte de responsabilidad: todos los mencionados más arriba con nombre y apellido, a los que hay que añadir a la consejera de Hacienda, Pilar del Olmo, responsable de la tutela de las Cajas durante la legislatura 2003-2007, competencia ésta que curiosamente no figura en el currículum que aparece en la “web” oficial de la Junta.