Datos personales

Mi foto

Cuando abrí este blog llevaba 30 años ejerciendo el periodismo en Castilla y León, todo ese tiempo siguiendo la actualidad politica regional y, en particular, las andanzas de las instituciones autonómicas. Una excitante experiencia que, después de un paréntesis técnico, vuelvo a compartir con quienes se dejen caer por aquí.

viernes, 14 de diciembre de 2012

La Junta no quiere "hombres de negro"

 Ya saben que Castilla y León es una de las comunidades que no ha acudido al famoso FLA, el Fondo de Liquidez Autonómica creado por el ministro Montoro para rescatar -y sobre todo atar más en corto- las cuentas autonómicas. La Junta se ha librado así de ese estigma y saca pecho por ello, pero lo que no ha explicado todavía es como ha obtenido y a qué coste la financiación que necesitaba para llegar al 31 de diciembre.

 Juan Vicente Herrera cuantificó en septiembre en unos 400 millones de euros esas necesidades financieras, pero estamos habituados a ver como la Consejería de Hacienda estira y encoge las cuentas como si fueran plastilina. Tengo para mí que, aún a costa de incrementar todavía más los costes de la deuda -854 millones en 2013 entre intereses y amortizaciones-, por encima de todo la Junta lo que ha querido evitar son las condiciones y controles impuestos por el ministerio de Hacienda a las comunidades acogidas al FLA.


Herrera y Montoro el pasado 12 de junio
Acostumbrado a moldear las cuentas a su antojo, el gobierno Herrera lleva muy mal el férreo control que viene ejerciendo el ministro Montoro a raíz del Plan de Proveedores y los planes de estabilidad presupuestaria.

 Ese férreo control es el que obligó a la Junta a reconocer el pasado mes de  mayo un “déficit B” de 138 millones que estaba manteniendo oculto. Y ese control -y no el pacto  firmado entre Herrera y Julio Villarrubia- es el que está obligando al gobierno autonómico a reducir el tinglado de empresas, fundaciones, entes y otros chiringuitos que conforman el impropiamente llamado “sector publico” de la comunidad. En otras palabras, que la Junta prefiere pagar más intereses con tal de eludir en lo posible a los “hombres de negro” del ministerio de Hacienda.

 Hablando del pacto de marras firmado por Villarrubia, llama la atención que el mismo no haya tenido ningún efecto sobre el Proyecto de Presupuestos de la Comunidad para 2013. El grupo popular, siguiendo las instrucciones de la Junta, ha aplicado de forma implacable el "rodillo" parlamentario sobre las 775 enmiendas parciales presentadas por la oposición. Ni una sola de las más de 400 presentadas por el grupo socialista ha superado la criba, lo mismo que ha ocurrido con las 314 enmiendas de IU y las 40 de la UPL. Queda el último trámite del pleno de la próxima semana, en el que el PP hará lo de siempre: Aceptar alguna enmienda de chichinabo -en los Presupuestos de 2012 solamente una- para evitar el titular de que el “rodillo” se ha sido aplicado al cien por cien.

Hospital de Burgos
 Así las cosas, a expensas de esos irrelevantes retoques, los Presupuestos de 2013 se aprobarán tal como fueron presentados a mediados de octubre. Así pues, en 2013 la Junta recortará en 340 millones de euros el gasto social, en el que tampoco es ni mucho menos oro todo lo que reluce. El proyecto presupuestario ha permitido conocer por ejemplo a cuanto se ha disparado el canon anual a satisfacer al consorcio adjudicatario de la construcción, el equipamiento y los servicios no estrictamente sanitarios del nuevo Hospital de Burgos. Y, agárrense, su cuantía supera los 71 millones de euros, casi un 90 por ciento mas de lo estipulado en el contrato de adjudicación (38 millones). Multipliquen por los años que dura la concesión (hasta 2.036) y tendrán el astronómico coste de dicho centro hospitalario. Y ello mientras cada día conocemos nuevos recortes y copagos en la Sanidad Pública.

Lo que seguimos sin conocer mes y medio después de que se cerrara el plazo, es lo recaudado por la Junta a través de la amnistía fiscal encubierta pactada el pasado verano el gobierno Herrera y el PSOE de Villarrubia. Parece ser que el patrimonio familiar que inspiró dicha medida no es el único que se ha acogido a sus beneficios y que ha habido algún paisano más -que yo sepa al menos uno de Salamanca y otro de Ólvega (Soria)- que ha aprovechado la ocasión. Como quiera que lo recaudado en dicho capítulo ha de ir destinado por ley al plan especial de empleo incluido tanto en el pacto suscrito con el PSOE como en el plan de estímulos a la economía firmado con UGT, CC.OO. y CECALE,  supongo que alguien tendrá a bien informarnos en cualquier momento del importe recaudado. Con lo transparente que es la Junta, lo raro es que esté tardando tanto en hacerlo…

www.elblogdepedrovicente@gmail.com